Cyl dots mini

La Diócesis de Valladolid emplaza a septiembre las comuniones de mayo y junio

Niños en la procesión del Corpus Christi de Valladolid en 2017. A. MINGUEZA - Archivo

Se trasladan al mes de septiembre "siempre supeditada esta decisión a las decisiones e indicaciones" de las autoridades sanitarias y gubernativas

La Diócesis de Valladolid considera que las primeras comuniones no podrán celebrarse los meses de mayo y junio debido a que la pandemia del Coronavirus ha provocado un confinamiento que ha impedido las catequesis presenciales y las celebraciones litúrgicas por lo que emplaza al mes de septiembre, si las autoridades sanitarias y gubernamentales lo permiten.

 

Por ello, en las actuales circunstancias del estado de alarma "que probablemente se prolongue en el mes de mayo", el arzobispo, Ricardo Blázquez, en un escrito, ha asegurado que no podrán celebrarse las primeras comuniones en los meses de mayo y junio.

 

Asimismo, la orientación general para toda la Diócesis es que la Eucaristía de la Primera Comunión se celebre a partir del mes de septiembre "siempre supeditada esta decisión a las decisiones e indicaciones" de las autoridades sanitarias y gubernativas.

 

No obstante, se recoge una excepción para parroquias "donde el número de primeros comulgantes sea muy reducido" ya que se podría celebrar, si el "desconfinamiento lo permite" en los meses de julio y agosto.

 

Desde la Diócesis se establece que los párrocos, catequistas y familias han de prever "un tiempo mínimo de preparación inmediata" a la celebración de la Primera Comunión, "no sólo a distancia sino presencial" y preparar "debidamente" tanto la celebración como la Eucaristía.

 

Igualmente, en el escrito firmado por el arzobispo, Ricardo Blázquez, y el obispo auxiliar, Luis Argüello, se recoge que se tendrá que tener en cuenta las "circunstancias de dolor y de dificultades económicas" por lo que se recomienda celebraciones "lo más sencilla y profunda".

 

"Será bueno poner de manifiesto que en la Eucaristía se realiza se pone de manifiesto la victoria de Jesucristo sobre la muerte, oramos por los difuntos, se expresa la comunión de los santos y somos convocados al amor fraterno, también en la comunión de bienes con los más necesitados", recoge el ecrito del arzobispo.