La difícil emancipación de los jóvenes en la provincia de Valladolid

La situación para los jóvenes actualmente es muy complicada, si acceden al mercado laboral lo hacen de la mano de trabajos precarios con los que no podrían comprar una casa el día de mañana.

 

 

Los jóvenes cada día tienen más difícil poder irse de casa. Con un sueldo medio no llegarían a fin de mes si tienen que pagar alquiler y comida, mucho menos si se plantearan comprar una casa. Actualmente, son muy pocos los privilegiados que antes de 35 años pueden meterse en el mercado inmobiliario.

 

Muchos de los que se independizan lo hacen con amigos compartiendo piso, incluso con desconocidos porque son tales las ganas de salir de casa de sus padres y descubrir un 'mundo nuevo' que lo harían pagando entre 150 y 250 euros de alquiler por una habitación, según se refleja en distintos anuncios de portales inmobiliarios en la provincia de Valladolid, en la que a veces, no cabe la cama, el armario y un simple escritorio.

 

¿Qué es lo que opinan los jóvenes de hoy en día? ¿Cómo ven su futuro? ¿Qué piensan las instituciones? ¿Van a hacer alguna mejora? Porque según cuenta un estudio del Observatorio de Emancipación Juvenil, “los jóvenes españoles deberían destinar el 60,4% de su sueldo neto para la compra de una vivienda”. ¿Así podrían vivir?

 

Silvia Vicente expone su caso a Tribuna. Ella es una joven de 21 años que desde los 18 decidió arriesgar y marchar de su casa para empezar a trabajar. Un trabajo en el sector de la hostelería le trajo a Valladolid junto con su pareja. La idea era compartir piso juntos con un alquiler no muy desorbitado.

 

La primera sorpresa se la encontraron nada más llegar a la ciudad, para un simple contrato de alquiler les pedían nóminas con un mínimo de sueldo estipulado por el propietario del piso y contrato indefinido. Sin embargo, lograron encontrar un piso acorde a sus características.

 

Actualmente, esta pareja de jóvenes asegura que ve "muy difícil poder pagar una hipoteca el día de mañana”. Con todos los requisitos que les pidieron para firmar un simple contrato de alquiler, ¿cómo será para pedir una hipoteca?, se preguntan ellos al igual que otros muchos jóvenes que se ven en la misma situación.

 

Por su parte, Eva Calle, madre y trabajadora en el Espacio Joven del Ayuntamiento de Valladolid, opina lo mismo. “Es muy difícil o prácticamente imposible”, afirma rotundamente ante la cuestión de pensar en la emancipación de los jóvenes. Para Calle, el problema reside en un parecer de costumbres, como ella dice “en otros países hay ayudas directas y los jóvenes no se piensan tanto el irse de casa”, en cambio, aquí en España, “los jóvenes piensan mucho en el futuro antes de irse, quieren tenerlo todo atado y asegurado. Tener un buen trabajo y unos ahorros antes de poder coger una hipoteca”.

 

Además, añade que “es muy difícil el acceso al mercado laboral siendo recién graduado, si accederá pero con unas condiciones muy precarias y contratos escasos”.  Así, ¿cómo van a poder los jóvenes marchar de casa?

 

Sin embargo, Vicente Centenero Merino, concejal de Educación y Bienestar Social en Arroyo de la Encomienda, cree que “las salidas son buenas”. Desde Arroyo emiten todos los cursos y trabajos que les llegan al Consistorio para la juventud del pueblo.

 

No obstante, un joven habitante de Arroyo de la Encomienda discute esa declaración. Tiene 27 años y sigue viviendo con sus padres. “Nunca he podido ni he tenido la posibilidad de vivir fuera de casa”, lamenta Álvaro Nieto. Hace dos años este joven acabó su licenciatura en Derecho en la Universidad de Valladolid, realizó sus prácticas correspondientes en un bufete de abogados, pero después de eso, no encontró ningún trabajo relacionado con su carrera.

 

Actualmente, está opositando pero, “sólo puedo acceder a trabajos muy efímeros ofrecidos en empresas de trabajo temporal”. Por tanto, aunque este joven tiene sus ahorros y no le faltan “ganas de poder vivir la experiencia de vivir solo", "con amigos" o con su "pareja”, no cree que pueda hacerlo en un corto periodo de tiempo.

 

Como él dice “por desgracia en este país no se apuesta por la gente joven, somos el país de Europa que más tarda en irse de casa, a los 29 años, mientras que los nórdicos se van a los 21”. Para él, la única solución es “esperar a heredar”.

 

Como se ve, el futuro para los jóvenes es incierto, mientras parecen claras las dificultades para comprarse una vivienda y poder salir del entorno familiar.

Comentarios

Yo 17/08/2020 07:42 #3
Hay muchos no jovenes que tienen también sueldos de mierda y precarios y tampoco pueden comprarse un piso así que mas objetividad
Mikado 16/08/2020 12:26 #2
Cada mileurista es un dosmileurista robado por el Estado. Y luego te callan con las migajas de una subvención. Todos lo sabemos, pero no hacemos nada. El estado de las autonomías es una ruina y no podemos permitírnoslo.
Adrián 16/08/2020 10:49 #1
Esta es la España de las oportunidades. Cada generacion esta peor que la anterior. Eso si cada vez mas politicos

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: