La desaparecida Farmacia Bellogín de Valladolid ya tiene su homenaje en forma de exposición

La exposición muestra parte del legado material que perteneció a las farmacias de la familia entre 1817 y 1964

El director general de Políticas Culturales, José Ramón González, ha inaugurado este viernes la exposición 'Las antiguas farmacias Bellogin', cuyo contenido procede de una colección de objetos procedentes de la desaparecida Farmacia Bellogín, de Valladolid, que María Victoria Martín Pintó Bellogín donó al Museo de Valladolid en 2019.

 

La exposición muestra parte del legado material que perteneció a las farmacias de la familia entre 1817 y 1964, que ha llegado a la actualidad ya en reducido número de enseres, como último recuerdo que permanece en Valladolid de las boticas que los Bellogín regentaron. Asimismo, la donación ha venido a reforzar la colección de farmacias de monasterios y conventos del Museo de Valladolid, enriqueciendo con ello su sección de Historia de la Ciudad, dada la importancia que tuvieron las instituciones religiosas en la historia vallisoletana.

 

CONTENIDO DE LA EXPOSICIÓN

Integran la colección Bellogín dos grandes jarrones, varias orzas y tarros de botica que en su día pertenecieron a tres antiguas fundaciones religiosas vallisoletanas: el Monasterio de San Benito el Real, la Real Cartuja de Aniago y el Colegio de Jesuitas de San Ignacio. Todos ellos presentan los escudos de las citadas fundaciones religiosas, pintados en azul y fabricados en los alfares de Talavera de la Reina a lo largo de los siglos XVII y XVIII.

 

A estas muestras de antiguo botamen acompañan otros objetos relacionados con la historia del desaparecido establecimiento y de sus sucesivos propietarios: libros de la especialidad, el título oficial de farmacéutico de Andrés Avelino Bellogín, un libro de venta de recetas del año 1933, una copa grageadora, cajitas, envases y etiquetas para medicamentos y preparados propios.

 

Así, teniendo en cuenta que el mobiliario y lo principal del conjunto de enseres de la antigua botica de la plaza de la Rinconada se conserva en el Museo de la Farmacia Hispana de la Universidad Complutense, en Madrid, este lote donado al Museo sería el mejor testimonio conservado en Valladolid de aquella famosa farmacia.