La delincuencia en Valladolid: bajan los robos con violencia y los hurtos, crece el tráfico de droga

Por segundo año consecutivo no hay ni un solo homicidio ni asesinato consumado en toda la provincia, aunque tanto en la capital como en el conjunto de municipios aumentan los robos con fuerza en domicilios.

Valladolid es una ciudad segura. Así se desprende de las cifras aportadas por el Ministerio del Interior en referencia a las infracciones penales registradas en 2016 tanto en la provincia como en la capital. Destaca que, por segundo año consecutivo, no se han producido homicidios ni asesinatos consumados, y también el descenso en delitos y faltas, robo con violencia, daños y hurtos. Por el contrario aumentan los robos con fuerza en domicilios y, especialmente, se produce un gran incremento de tráfico de drogas.

 

DATOS EN LA CAPITAL

 

En el municipio de Valladolid, en 2016, se produjeron 84 robos con violencia e intimidación, un descenso notable del 21,5% respecto a 2015. Hubo 3.725 hurtos (11,9% menos), 1.178 infracciones por daños (3,6% menos), 99 sustracciones de vehículos a motor (3,9% menos) y 9.076 delitos y faltas (9,8% menos que en 2015).

 

Aumentó el tráfico de drogas, pasando de 28 casos en 2015 a los 35 en 2016, un 25%, y creció en un 7,2% el número de robos con fuerza en domicilios, hasta los 297.

 

Para poner en contexto los datos, Valladolid contaba en 2016 con 301.876 habitantes. Es decir, por ejemplo, que se produce un robo con violencia por cada 3.600 personas en la ciudad (en un ejercicio de imaginación suponiendo que solo robasen a vallisoletanos de la capital). O que uno de cada 81 vallisoletanos fue víctima de un hurto denunciado el año pasado. El número de viviendas en la ciudad es de, según los últimos cálculos del INE, 287.951.

 

 

EL TRÁFICO DE DROGAS SE DISPARA EN LA PROVINCIA RESPECTO A 2015

 

Si tenemos en cuenta los datos de toda la provincia, donde residen 529.147 personas según el censo de 2014, destaca el incremento de delitos relacionados con el tráfico de drogas, que aumentan de 47 a 70. También aumenta considerablemente la sustracción de vehículos a motor, un 14,5%, hasta los 213 casos.

 

Por lo demás, misma tendencia que en la capital. Descienden las faltas, los robos con violencia, los daños y los hurtos.