La CVE señala la denuncia de falta de material y la incertidumbre que acompaña a la apertura de las estaciones de servicio

La gasolinera Low Cost del Polígono San Cristóbal es la más barata de la ciudad y no ha subido aún los precios. J. MARTÍN

Los profesionales no consideran necesario la apertura del sector al 100% cuando la movilidad actual es de apenas un 10% de la habitual.

El sábado 28 de marzo, según ha reclamado la CVE en un comunicado, las estaciones de servicio de Valladolid proporcionaron un listado a Delegación del Gobierno donde están incluidas las gasolineras consideradas estratégicas de las vías principales de la red de carreteras de Castilla y León, y por supuesto de Valladolid y Palencia, detallando los servicios que podían ofrecer a los transportistas, con el objetivo de que el Gobierno establezca unos servicios mínimos. En el escrito se establece que no se considera que sea necesario mantener la apertura del sector al 100%, cuando la movilidad actual es apenas un 10% de la habitual.

 

Las estaciones de servicio son consideradas un servicio esencial y, como tales, están obligadas a permanecer abiertas y desde que se decretó el Estado de Alarma, el sector no ha dejado de ofrecer sus instalaciones al transporte sanitario y de mercancías en ningún momento, pero denuncian que existe "falta de Equipos de Protección Individual y materiales de desinfección".

 

La Confederación Vallisoletana de Empresarios admite que estos profesionales siguen atendiendo al poco público que ahora mismo accede a las estaciones de servicio, y quieren seguir atendiendo las necesidades del sector del trasporte, pero bajo unos servicios mínimos de tal manera que se pueda garantizar un adecuado abastecimiento de carburantes a los servicios esenciales operativos y a la vez, se permita cerrar temporalmente a aquellas gasolineras que lo deseen, garantizando siempre las medidas de seguridad e higiene dictadas por el Ministerio de Sanidad.

 

El Consejo de Ministros extraordinario, celebrado el pasado domingo, perdió una oportunidad para fijar estos servicios mínimos en las actividades de distribución de carburante al por menor. Cada día que pasa sin adaptar la oferta de combustibles de automoción a una demanda cada vez más reducida, se está poniendo en riesgo de forma incomprensible e irresponsable miles de empleos y hace peligrar la viabilidad de cientos de pymes del sector.

 

Sin embargo, hasta el momento, las demandas de este sector han caído en saco roto con las terribles consecuencias sobre las pymes, que ya se están encontrando en serias dificultades a la hora de abonar las nóminas de sus empleados del mes de marzo y a las que les resultará prácticamente imposible atender las correspondientes nóminas del mes de abril.

 

A estos profundos problemas, se unen las medidas en el ámbito laboral anunciadas el pasado viernes por el Gobierno de la nación. Tal y como explicó la CVE, estas medidas van a impedir poner las bases de la necesaria recuperación económica y llevarán en última instancia a un mayor nivel de desempleo.