La CVE se sitúa del lado de la Asociación de Hostelería en la guerra del sector

La presidenta de la CVE, Ángela de Miguel.

Los empresarios aseguran en un comunicado que "una representación minoritaria no puede decidir sobre todo el sector", en referencia al acuerdo alcanzado por hoteleros y sindicatos.

La Confederación Vallisoletana de Empresarios apoya a la Asociación de Hostelería de Valladolid, integrada en CVE, y anima a su presidenta a "no ceder ante las presiones y coacciones de sindicatos y hoteles". Lo ha hecho en un comunicado que "pretende servir de aclaración tanto a los trabajadores y empresarios del sector, como a los ciudadanos que en algún momento pudieran verse afectados por las consecuencias de un mal acuerdo".

 

Este comunicado recoge las críticas de los empresarios al nuevo convenio colectivo del sector firmado por sindicatos y hoteleros, pero del que Apehva se desmarcó por entender que solamente beneficiaba a los grandes hoteles. Ahora este comunicado reclaca esa idea, asegurando que el incremento salarial de un camarero durante la vida de este convenio será de un 24,7% en el caso de un bar, por ejemplo de “La Rondilla” y del 5,1% en el caso de un hotel de cinco estrellas.

 

El texto añade que los hoteles representan al 6,4% de los establecimientos del sector y emplean al 11% de los trabajadores. "CVE se pregunta que hasta qué punto es adecuado que una representación minoritaria del sector decida sobre la totalidad", subraya.

 

Es uno de los pocos apoyos que Apehva ha recibido en esta guerra de la hostelería, en la que se enfrenta a hoteles, sindicatos y Ayuntamiento, ya que el alcalde, Óscar Puente, se posicionó claramente a favor de los trabajadores en varias ocasiones. 

 

Ahora los empresarios dan un pequeño respiro a los hosteleros, de quien dicen están "velando en todo momento por la supervivencia del sector en la provincia, especialmente de las pequeñas y medianas empresas que podrían desaparecer en el caso de aplicarse el convenio pactado entre Hoteles y Sindicatos. Muchas de las que podrían desaparecer están situadas en zonas rurales, lo que afectaría a la vida y a la población de numerosos pueblos de nuestra provincia".

 

El acuerdo firmado por la Asociación de Hoteles y los sindicatos, con una vigencia de 5 años (2018-2022), es un acuerdo donde "se establecen condiciones más beneficiosas para un sector minoritario de la hostelería", los servicios de alojamiento representan el 6,4% del total de establecimientos, "yendo en contra de los intereses generales del sector y poniendo en riesgo su supervivencia".

 

El nuevo texto supone además la equiparación salarial de las cuatro categorías laborales existentes hasta la fecha, creando un grupo único en 2022. CVE defiende que esa diferenciación por categoría de establecimiento debe seguir existiendo ya que la formación, la responsabilidad y el nivel de exigencia, no es el mismo en un establecimiento que en otro, como tampoco lo son los precios que abona el cliente que habitualmente frecuenta cada uno de estos establecimientos, "siendo bastante probable que el incremento en los costes salariales vaya acompañado de un incremento en el precio que paguen los clientes".

Noticias relacionadas