La CVE , satisfecha con el aplazamiento de impuestos en Valladolid

De igual modo reclama una suspensión temporal o reducción tanto municipales como de otras administraciones públicas, o la reducción para las empresas que puedan demostrar una pérdida considerable de beneficios.

La Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) ha querido agradecer el aplazamiento por dos meses de impuestos municipales por parte del Ayuntamiento de Valladolid, pero ha incidido en que considera necesaria una suspensión temporal de impuestos y tasas, tanto municipales como de otras administraciones públicas, o la reducción para las empresas que puedan demostrar una pérdida considerable de beneficios.

 

En un comunicado recogido por Europa Press, la patronal vallisoletana ha valorado la decisión anunciada este lunes por parte del Ayuntamiento de aplazar por dos meses el pago del Impuesto de Vehículos de Transmisión Mecánica y del Impuesto de Bienes Inmuebles ante la situación de estado de alarma derivada de la pandemia del coronavirus.

 

Eso sí, han advertido de que no ven "suficiente" la medida, puesto que consideran que las Administraciones "tienen que ser más solidarias con la situación dramática que van a vivir las empresas".

 

La CVE considera que en estos momentos es necesario que toda la sociedad realice esfuerzos, "lo que incluye a las Administraciones Públicas", las cuales consideran que "tienen la responsabilidad de inyectar liquidez en el sistema para lo que la suspensión temporal de impuestos y tasas puede ser un medio para ello".

 

Además, debido a que muchas empresas no pueden sacar sus productos al mercado durante al menos un mes, con lo que van a perder como mínimo una duodécima parte de sus ingresos anuales, consideran razonable que las administraciones, y también las locales, reduzcan los tributos y tasas, en un porcentaje similar a la de perdida de ingresos que van a sufrir las empresas afectadas por las consecuencias económicas derivadas de la crisis sanitaria del COVID-19.

 

En opinión de la CVE, las administraciones locales "deben de ser más solidarias con la situación económica que van a sufrir las empresas", siempre que la empresa pueda demostrar esta situación y sea al empresario al que le corresponda pagar el tributo, pues han recordado que hay casos en los que el propietario del inmueble no es el empresario.

 

Las empresas, al igual que el resto de la sociedad, viven una situación "dramática" y recuerdan que "producen sin poder dar salida a sus productos, no ingresan, están sufriendo la ruptura de la cadena de pago y tienen grandes dificultades para mantener el empleo y hacer frente a sus obligaciones tributarias".

 

Las medidas adoptadas para tratar de limitar la expansión incontrolada de afectados por la pandemia del coronavirus, representan, como han reiterado, "un coste económico y social del que no se conocen precedentes y que está generando una contención del consumo privado que se prevé se prolongue durante varios meses y cuyo impacto final afectará a nuestro crecimiento económico y, como consecuencia, al empleo".

 

En concreto, según un estudio realizado por Cepyme y Ceprede, el PIB de Castilla y León, de no poner en funcionamiento medidas de estímulo, se podría contener en un 1,5 por ciento, lo que produciría un fuerte impacto sobre el empleo en nuestra comunidad, con un consiguiente incremento en el desempleo de más de 14.600 personas.