La CVE reclama la apertura de todas las actividades económicas "por fases" en mayo

La presidenta de la CVE, Ángela de Miguel. TRIBUNA

Así lo ha planteado este lunes la CVE ante la aprobación este martes por parte del Consejo de Ministros del plan de desescalada del que ya han anticipado que va a ser gradual y asimétrico

La Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), considera que debe ser "prioritario" no retrasar "más en el tiempo" la activación económica por lo que pide que se permita la apertura de todas las actividades económicas "por fases" durante el mes de mayo.

 

Así lo ha planteado este lunes la CVE ante la aprobación este martes por parte del Consejo de Ministros del plan de desescalada del que ya han anticipado que va a ser gradual y asimétrico, y cuyo desarrollo en cada territorio va a depender de unos indicadores que serán objetivos.

 

Ante esta situación, CVE recuerda que España compite en un mercado global y que los países del entorno "o han iniciado o van a iniciar de forma inmediata" sus planes de desescalada, Francia a partir del 4 de mayo, Alemania ya lo ha iniciado, Portugal a partir del 1 de mayo o Italia que prevé retomar la construcción y la industria el 4 de mayo, reabrir tiendas el día 18 y la hostelería a partir del día 1 de junio.

 

Asimismo, la Confederación ha aseverado que las empresas están en una "situación límite" que no van a poder mantener mucho más en el tiempo y van "a perder competitividad" con respecto al resto de empresas europeas, por lo que "retomar una cierta normalidad", permitiendo la apertura de empresas manteniendo medidas de seguridad, "va a permitir la supervivencia de un gran número de empresas que en este momento ya se están planteando su continuidad".

 

Para ello, CVE considera que el el Gobierno tiene la obligación de garantizar que ésta vuelta a la actividad se realice en condiciones de seguridad y garantizando el acceso a las empresas a todos los materiales y equipos necesarios para garantizar la seguridad de los trabajadores, así como la realización de test masivos.

 

Teniendo en cuenta que se estima que hay un porcentaje elevado de la población que ha tenido la enfermedad, muchos sin síntomas y otros muchos con síntomas leves que no ha derivado en la realización de la prueba, esto permitiría anticipar la apertura de muchos negocios.

 

Asimismo, ha recordado que las empresas están acudiendo, de "forma mayoritaria", a medidas de regulación temporales (ERTEs) buscando el menor impacto en el empleo, por lo que pide flexibilizar el uso de los ERTEs y prorrogar de forma automática sus efectos al menos durante seis meses más desde que se active cada sector económico.

 

Otra de las cuestiones que plantea la CVE es la aplicación "urgente" de una moratoria fiscal que además esté acompañada de una reducción de impuestos similar a las pérdidas de actividad que van a sufrir las empresas durante el año 2020, es decir, "aplicación de medidas excepcionales que aporten liquidez, tales como la suspensión del pago del IVA, el IRPF, el Impuesto de Sociedades y las cotizaciones sociales".

 

La Confederación Vallisoletana de Empresarios considera que en estos momentos es necesario que "todos" realicen esfuerzos, lo que incluye a las administraciones públicas, "que son quienes tienen la responsabilidad de inyectar liquidez en el sistema" para lo que la suspensión temporal de impuestos y tasas puede ser un medio para ello.

 

En cuanto a la financiación de las empresas, CVE recuerda que las líneas ICO, tal y como están configuradas en la actualidad, "no son asequibles, no son cercanas y las entidades financieras no las ofrecen a sus clientes como deberían hacerlo", además de realizar cambios injustificados de condiciones durante el periodo de tramitación. 

Noticias relacionadas