La CVE otorga el Cecale de Oro a Acor y a la labor de Rico por su cambio hacia la profesionalización y la diversificación

Carlos Rico, en el centro, Presidente de Acor. ARCHIVO

La patronal vallisoletana recuerda que la cooperativa fue capaz de superar la adversidad a la que tuvo que hacer frente con la reforma de la OCM del azúcar y añade que en los últimos años se ha profesionalizado para ganar en eficiencia.

La Junta directiva de la Confederación Vallisoletana de Empresarios ha acordado por unanimidad otorgar el Cecale de Oro por Valladolid a la cooperativa Acor con una mención especial a la labor de su presidente, Carlos Rico, por haber "capitaneado un cambio hacia la profesionalización de gran envergadura, diversificando el negocio y las expectativas, para que cada día sea más eficiente".

 

Según ha destacado la CVE a través de un comunicado de prensa recogido por Europa Press, Acor "siempre" ha realizado un "intenso esfuerzo inversor" para ajustar sus parámetros productivos a los paradigmas más competitivos "adaptándose siempre a las necesidades de los mercados además de realizar una gran labor en el ámbito rural de Valladolid, contribuyendo a rejuvenecer y a asentar población en la provincia".

 

Así, la patronal vallisoletana recuerda que la cooperativa fue capaz de superar la adversidad a la que tuvo que hacer frente con la reforma de la OCM del azúcar y añade que en los últimos años se ha profesionalizado para ganar en eficiencia.

 

"Pese a que su competidor más directo en este sector es un monstruo de dimensiones internacionales, Acor ha conseguido, gracias al timón de Carlos Rico, aumentar año tras año la superficie cultivada de remolacha para que ésta siga siendo un cultivo de referencia para Castilla y León y que cuente con los apoyos necesarios también por parte de la Administración regional y nacional", han reconocido desde la CVE.

 

La patronal vallisoletana añade que Acor es una de las cooperativas agrícolas española más importante de Castilla y León, Sociedad Cooperativa General Agropecuaria ACOR, dedicada principalmente a la producción de remolacha azucarera desde su fundación en 1962.

 

En sus comienzos Acor se concentró únicamente en la molturación de la remolacha azucarera entregada por los socios y hasta 2007 contaba con dos fábricas azucareras y una planta de producción alcoholera, en la provincia de Valladolid (con una capacidad de molturación de 16.500 toneladas de remolacha diarias entre ambas y una producción de alcohol etílico de 30.000 litros/día).

 

Desde 2005, "anticipándose a la gran reforma azucarera de la UE que se anunciaba", significa la CVE, Acor comenzó a diversificar sus actividades en el área de la Bioenergía, los cultivos oleaginosos y la producción de harinas especiales, en concreto, en la producción de aceites alimentarios, harinas procedentes de la producción de trigo fuerza, biodiesel y energía eléctrica renovable.