La CVE censura la "presión que sufren" las empresas de Valladolid por las inspecciones laborales y fiscales

Reunión entre la CVE y los cabezas de lista del PSOE por Valladolid al Congreso y al Senado. CVE

La presidenta de los empresarios vallisoletanos ha advertido de que esta situación se da en toda Castilla y León y está provocando la marcha de muchos comercios a otras regiones.

La presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), Ángela de Miguel, ha mostrado su preocupación por el absentismo y por la presión de las inspecciones laborales y fiscales que sufren las empresas de Valladolid, y en general las de toda Castilla y León, en comparación con otras comunidades autónomas limítrofes. De Miguel ha advertido que las inspecciones están provocando la marcha de muchas empresas a otras regiones y también ha señalado que grandes consultoras nacionales, ante la llegada de inversión internacional, descartan Castilla y León por la presión.

 

La presidenta ha manifestado que “si tu empresa se encuentra en nuestra Comunidad igual tienes una inspección cada año; en cambio, si está Madrid tienes una cada diez”. De Miguel se ha quejado de que el problema no es tanto “que te sancionen o que lo estés haciendo mal, sino que cuando hay una inspección las empresas dedicamos un montón del personal para atender todos los requerimientos de la Administración. Una tarea, que según la presidenta, es competencia del Gobierno de España y que al final repercute en el coste final del producto que se vaya a hacer. “Nosotros pedimos igualdad con las comunidades limítrofes”, ha aclarado.

 

Las declaraciones de De Miguel están enmarcadas dentro de la reunión mantenida entre la CVE y los cabezas de lista del PSOE por Valladolid al Congreso y al Senado para intercambiar las políticas y propuestas de ambos lados. Al margen de la censura expresada por la presidenta sobre las inspecciones, ésta ha informado sobre dos buenas noticias para la provincia: el inminente traslado de los talleres de Renfe, que incluso pueden permitir la participación de empresas privadas, y la licitación de los primeros tramos de la A-11.

 

El cabeza de lista al Congreso por Valladolid, Javier Izquierdo, ha declarado que existe una preocupación principal por la transformación del modelo económico para hacerlo más competitivo, basado en los cambios tecnológicos y en las I+D+i, con un incremento de la inversión pública y el cuidado de las pequeñas y medianas empresas. Izquierdo ha indicado que los Presupuesto Generales del Estado, que finalmente no se aprobaron, contemplaban una rebaja fiscal de dos puntos para las PYMES que facturaran menos de un millón de euros. Una reducción de costes con el objetivo de “favorecer el desarrollo de la actividad y contribuir a generar más empleo” y que se podrá llevar a cabo si Pedro Sánchez es elegido presidente.

 

Respecto a esta cuestión, De Miguel ha manifestado que la CVE apuesta por reducir la presión fiscal empresarial. “La empresa española tiene una fiscalidad superior a la media de la OCDE y de la Unión Europea, lo cual nos impide competir en el exterior”, ha señalado la presidenta. Asimismo, ha resaltado la importancia del test PYME, para valorar el impacto que va a tener la legislación para las pequeñas y medianas empresas. “Se legisla demasiado pensando en las grandes empresas y luego el impacto en las pequeñas es muy negativo”, ha explicado.

 

Izquierdo también ha expuesto las condiciones de mejora, vinculadas a los acuerdos que el Ministerio de Trabajo puso en marcha con distintas asociaciones de autónomos, para los trabajadores en caso, sobre todo, de coberturas por enfermedad y de baja laborar. El objetivo es ir asemejándose, paulatinamente, al régimen de los derechos que tiene los trabajadores por cuenta propia y superar las dificultades que encuentran las pequeñas empresas cuando tienen una baja laboral.

 

En cuanto al traslado de los talleres de Renfe, que comenzará el próximo lunes, el candidato al Congreso por Valladolid lo ha valorado como “una gran oportunidad para el desarrollo industrial de la ciudad”. Izquierdo ha catalogado los talleres como “unos de los más modernos y mejores de toda Europa” y una oportunidad para que el nicho del sector del ferrocarril pueda seguir creciendo en la ciudad y potencie la industria de Valladolid.

 

Por el último, respecto a la licitación de los dos tramos de la autovía del Duero que van desde Tudela hasta Olivares, y desde este último municipio hasta Quintanilla de Arriba, Izquierdo ha dicho que supone un avance de casi 35 kilómetros y un importe total de más de 200 millones de euros.  El vallisoletano ha expresado que la marcha del proyecto para este año evitará “la caducidad de su declaración de impacto ambiental” y permitirá que la infraestructura se pueda ejecutar para que no haya que volver a empezar toda la “farragosa” tramitación de esta autovía.