La Cumbre Social moviliza en Valladolid a más de 4.000 personas en contra de los recortes del Gobierno

La Cumbre Social ha movilizado este sábado a 4.000 personas en Valladolid, seis mil según los organizadores, para denunciar la política de recortes del Gobierno de Mariano Rajoy y sus reformas, desde la laboral y la de régimen local hasta la del sistema de pensiones y la anunciada modificación de la Ley de Seguridad.

   

Enmarcada en la movilización convocada en toda Europa contra la política de recortes en la Unión Europea, la manifestación desarrollada en la capital del Pisuerga partía poco después de las 12.00 horas de la Plaza de Colón, encabezada por una gran pancarta en la que se podía leer 'Emplea tu fuerza, vamos a cambiar las cosas', para discurrir sin ningún tipo de incidente por la acera de Recoletos, Miguel Íscar y Duque de la Victoria, hasta desembocar en la Plaza Mayor, donde Pablo Gerbolés, en representación del colectivo vecinal, y Daniel Duque, de la Red Española Contra la Pobreza, han dado lectura a un comunicado.

 

A lo largo del recorrido no han cesado los gritos en favor de la unidad de acción del tipo "hermanos unidos, jamás serán vencidos" y en contra del Ejecutivo presidido por Rajoy ("con este Gobierno vamos de culo"), aunque también ha habido espacio para que cada uno de los distintos colectivos participantes dejara oir sus particulares reivindicaciones, como 'Parados en Movimiento', cuyos integrantes han recordado al alcalde que "tiene una deuda con los parados de Valladolid"; los ferroviarios de CCOO, con un particular tren de cartón; el de la escuela pública, al grito de "al PP la sotana se le ve"; los afectados por las preferentes, coreando "nuestro dinero lo tiene Caja Duero", o el '15M', cuya pancarta cerraba la manifestación.

 

FIN DE AÑO "MUY CALIENTE"

 

Por la parte sindical, Ángel Hernández, máximo responsable de CCOO en Castilla y León, en declaracionesd recogidas por Europa Press, ha incidido en las últimas directrices llegadas desde Bruselas en las que se insta al Gobierno a aplicar un recorte de 2.500 millones en los presupuestos de 2014 y ha confesado que ha pasado toda la noche "cavilando" sobre de donde se detraerá dicha cantidad, si de la partida para ayudas a la contratación o de la relativa a subsidios y prestación por desempleo, por lo que ha augurado que tanto el cierre del año como la entrada en el siguiente será "muy pero que muy caliente".

 

En la misma línea se han posicionado los secretarios de UGT y USO en Castilla y León, Agustín Prieto y Marcelo García, respectivamente, quienes han centrado sus críticas en la anunciada reforma de la Ley de Seguridad que, en palabras del primero, deja en buen lugar a la conocida en su día como 'Ley Corcuera' por cuanto "trata de acobardar" a los trabajadores para evitar que se manifiesten en la calle y ante las instituciones.

 

"Pero cómo no vamos a manifestarnos ante los parlamentos, claro que seguiremos haciéndolo de forma pacífica y sin tener que pedir permiso", ha advertido Prieto, quien, al igual que el anterior, augura mucha movilización futura en la calle después de que Bruselas haya impuesto nuevos recortes y una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral, algo que, en su opinión, es ya imposible porque los trabajadores han perdido en los últimos años entre 6 y 8 puntos de poder adquisitivo.

 

Secundando sus palabras, el representante de USO ha lanzado un mensaje de unidad frente al intento del Gobierno de recortar a los trabajadores el derecho de huelga, al tiempo que le ha acusado de mentir e incumplir sistemáticamente su programa electoral, con "pérdida total de credibilidad en España, Europa y el mundo", y ha vaticinado que a este ritmo el país tiene visos de desembocar en una situación similar a las de los años 40, tras la Guerra Civil, "sin libertades, sin empleo y destruida".

 

PUENTE Y ZANCADA, JUNTOS

 

La imagen más llamativa de la jornada la han protagonizado el secretario municipal del PSOE, Óscar Puente, y el concejal y portavoz en la Diputación, Juan José Zancada, enfrentados los últimos días en una agria polémica por las críticas del segundo a la estrategía política del Grupo Municipal Socialista y que han participado juntos en la manifestación.

 

La movilización tiene por finalidad sensibilizar a la población sobre las graves repercusiones que los recortes del Gobierno central y las últimas reformas tendrán en Castilla y León, en la que, tal y como han advertido en los últimos días los líderes de UGT y CC.OO, se perderán 22.000 empleos derivados de la reforma local, junto con la pérdida de 1.093 millones para el conjunto de los pensionistas castellanoleoneses hasta 2019, fruto de la reforma de las pensiones.

 

A este respecto, subrayan la importancia que supone el volumen de las pensiones que se mueven en Castilla y León, en total 6.800 millones entre contributivas y no contributivas, es decir, el equivalente al 12 por ciento del PIB regional.

 

Pero además, reiteran sus críticas a la reforma local del Gobierno central por entender que "supone un ataque al municipalismo, la autonomía local y el Estatuto de Autonomía y no tiene en cuenta que las administraciones locales son las más cercanas al ciudadano, garantizan la igualdad y son las mejores gestoras del dinero público", al tiempo que son sólo responsables del 0,3 por ciento del déficit público del Estado.

 

La aplicación del nuevo organigrama pretende ahorrar a nivel nacional un total de 8.000 millones, de ellos 480 en Castilla y León, aunque advierten de que ello se produciría a costa del desmantelamiento de servicios públicos para pasarlos a las diputaciones y que éstas acaben por privatizarlos, algo que que tendría sus principales consecuencias en una Comunidad como ésta que cuenta con 2.248 municipios, el 28 por ciento del total de España, y 2.232 entidades locales menores, el 60 por ciento del conjunto del país.