La cuesta de enero, en el gimnasio