'La cuarentena interminable', un cortometraje de los alumnos de Jesuitinas de Valladolid

El profesor de Daniel Higelmo crea una película en la que los estudiantes de tercero de primaria sacan a relucir su faceta más artística

El confinamiento está sacando el lado más artístico de las personas.  El tiempo para pensar, asimilar y crear ha traído consigo proyectos como 'La cuarentena interminable', un cortometraje creado por Daniel Higelmo, junto con la colaboración de los alumnos de tercero de primaria del Colegio Jesuitinas de Valladolid.

 

La idea nace de una programación en la que se llevaría a cabo una obra de teatro con la clase de 3º de educación primaria para la tercera evacuación. Tras decretarse el Estado de Alarma el pasado 14 de marzo, Daniel Higelmo, profesor en el Colegio Jesuitinas de Valladolid decidió no descartar este tipo de actividades creativas y utilizar el confinamiento como la trama perfecta para un cortometraje en el que sus alumnos pudiesen actuar y desarrollar su faceta más artística desde sus casas.

 

Daniel Higelmo decidió adaptar ese proyecto de teatro a la situación excepcional que se está viviendo y escribir un guion para que sus alumnos no se quedasen sin realizar este tipo de actividades. El cortometraje de ficción es un retrato de la actualidad que hemos estado viviendo estos últimos meses como consecuencia del Covid-19, una situación tan surrealista que parece un sueño del que nos vamos a despertar en cualquier momento y cuya excepcionalidad es digna de aparecer en una película.

 

El cortometraje cuenta con la participación de 71 alumnos, algo que dificulta el proceso en cuanto a la coordinación y el montaje del video, sobre todo estando cada uno confinado en su casa. “Fui mandando niño por niño las instrucciones para que grabasen las escenas, la ropa que tenían que llevar, los planos que tenían que usar, los diálogos entre ellos…”, afirma Higelmo, mientras agradece la participación y la acogida del proyecto por parte de los padres de los niños y niñas.

 

Es cierto que el confinamiento en muchas ocasiones ha traído consigo una montaña de situaciones negativas, pero también ha hecho que se valoren ciertas cosas a las que anteriormente no se le atribuía tanta importancia. Daniel Higelmo insiste en que toda esta situación de excepcionalidad ha hecho que muchos niños recuperen la ilusión por ir a clase “todas las semanas hago una videollamada con toda la clase y siempre dicen que es el momento que esperan con más ganas”, afirma el profesor.