Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

La Cruz Laureada se queda en Valladolid

Imagen del escudo de Valladolid en un jardín de la ciudad.

El pleno de la corporación ha rechazado retirar la Cruz Laureada del escudo de la ciudad como pedía Toma La Palabra y Sí Se Puede. No obstante, por unanimidad se acrdó rechazar el decreto por el cual Franco entregó esta distinción a Valladolid en 1939.

La Cruz Laureada de San Fernando de Valladolid se queda en el escudo de Valladolid. Esta condecoración, recibida por el general Francisco Franco en 1939 como "recuerdo a su gesta heroica" durante la guerra, ya que fue una de las primeras en adherirse al nuevo régimen en contra de la II República, adorna desde entonces el escudo.

 

Los grupos municipales de Valladolid Toma La Palabra y Sí Se puede han pedido este miércoles su retirada en una moción que ha copado la discusión de las diferentes formaciones políticas durante más de dos horas, incluso con un periodo de recesión solicitado por el PP. Finalmente ha triunfado la propuesta del PSOE quien pidió que el pleno rechazase el decreto franquista por el cual Valladolid recibía la Cruz Laureada pero, al tiempo, solicitaba el mantenimiento del escudo como está actualmente que “no genera controversia social”.

 

Este es el relato de los hechos de una moción que se enredó con dos enmiendas: una de adicción y otra de sustitución y con la intervención del secretario que manifestó que la propuesta socialista se ajustaba a derecho. Manuel Saravia, concejal de Valladolid Toma La Palabra, pidió a los concejales “ser humanos y eliminar ese símbolo del escudo”. Antes, habían hecho lo propio Antonio Pérez,  de la Federación Vecina Antonio Machado y José Miguel de la Fuente, de la Plataforma por la Retirada de Símbolos y Nombres Franquistas.

 

Jesús Presencio, concejal no adscrito, cree que “el debate no está en la calle” y ha cifrado en más de dos millones de euros el coste económico que supondría sustituir el nuevo escudo en todo el mobiliario urbano y en otro material como banderas, pendones, papelería...; aunque Saravia ha aclarado que el “coste sería cero” pues el nuevo escudo solo aparecería en los encargos que se hicieran a partir de ahora.

 

Pilar Vicente, de Ciudadanos, pidió una “solución de consenso” y recordó lo convulso del panorama actual refiriéndose a Cataluña. Por su parte, la portavoz de Sí Se Puede, Charo Chávez, dijo que la retirada de esta simbología es una “cuestión de verdad, justicia y reparación”. Fue Pedro Herrero, por parte del PSOE, quien explicó la propuesta que al final prosperó: “rechazar el decreto y dejar el escudo como está”. Herrero recordó que la Cruz Laureada es un símbolo creado por las Cortes de Cádiz en 1811 del “que se apoderó Franco”. “Lo realmente franquista es el decreto y no el objeto”, concluyó.

 

Por su parte, Antonio Martínez Bermejo, portavoz del grupo popular, aseguró que esta problemática no se encuentra entre las 50 prioridades personales de los vecinos y animó a los concejales en centrarse “en los verdaderos problemas de los ciudadanos”. “El PP no va a ser partícipe en abrir una nueva línea de conflicto”, espetó Martínez Bermejo.

 

Finalmente, tras más de un cuarto de hora de recesión, los grupos aprobaron de forma unánime rechazar el decreto por el que el General Franco otorgó la Cruz Laureada a la ciudad de Valladolid en 1939. Sin embargo en el segundo punto propuesto por el PSOE, el de no ‘tocar’ el escudo de Valladolid hubo que recurrir al voto nominal de cada concejal, pues en las filas socialistas no había unanimidad. De hecho la edil frl PSOE Rafi Romero votó en contra de mantener la Cruz Laureada en el Escudo, al igual que los concejales de Toma la Palabra y Sí Se Puede, impulsores de la moción.

 

Sin embargo, los 21 votos favorables (doce del Partido Popular, siete del PSOE, Ciudadanos y concejal no adscrito) permitieron que Valladolid siga manteniendo el mismo escudo que en las últimas ocho décadas.

 

Noticias relacionadas