La crisis sanitaria impide las verbenas del verano en la provincia de Valladolid
Cyl dots mini

La crisis sanitaria impide las verbenas del verano en la provincia de Valladolid

Se anulan las fiestas de los pueblos y las orquestas vallisoletanas se quedan sin su principal fuente de ingresos: “Si en unas semanas todo vuelve a la normalidad, también lo deberían hacer las orquestas, hay mucha gente que vive únicamente de esto”.

Este verano será muy diferente a los anteriores en la provincia de Valladolid, las grandes protagonistas de las verbenas, las orquestas, no tocarán en estas fechas para evitar grandes aglomeraciones de gente. Esta situación ha provocado numerosas cancelaciones y el sector reclama su vuelta:  “Si en unas semanas todo vuelve a la normalidad, también lo deberían hacer las orquestas, hay mucha gente que vive únicamente de esto”.

 

Desde que se declaró el Estado de Alarma el pasado 13 de marzo, algunas orquestas han tenido que cancelar el 80% de sus actuaciones, que alcanzan también los meses de agosto y septiembre.  El distanciamiento social como medida preventiva ante la Covid-19 ha hecho que el sector del espectáculo y, concretamente, las orquestas que giran por los pueblos se hayan quedado sin su principal fuente de ingresos: las fiestas del verano.

 

La orquesta vallisoletana Tucan Brass tuvo que cancelar todas las actuaciones de abril, mayo, junio y ha anulado ya la mayoría de aquellas previstas para los meses de julio y agosto. José Antonio Martínez, propietario de la orquesta, insiste en que muchos de los pueblos a los que acuden a tocar no llega a haber más de 100 personas. “Si en unas semanas todo vuelve a la normalidad, creo que también lo deberían hacer las orquestas, hay mucha gente que vive únicamente de esto”, reclama.

 

Desde el sector, también se lamenta que aún no se haya establecido un protocolo concreto de cara a la orquestas y espectáculos de los pueblos. “Estamos esperando un protocolo de la Junta a ver qué medidas se pueden tomar para realizar nuestro trabajo o no. Tenemos al 71% de los trabajadores sin cobrar ningún tipo de subsidio o ayuda por parte del Gobierno”, señala David Fernández, de Espectáculos Duero.

 

Mientras tanto, las orquestas buscan formas de reinventarse para ajustarse a las medidas preventivas. “Estamos intentando buscar maneras para poder hacer alguna cosa y trabajar, porque seguimos pagando el local, la furgoneta y tenemos que seguir comiendo”, indica José Manuel Rodríguez, propietario de la orquesta Musical El Salón, mientras lamenta que han cancelado 24 actuaciones hasta el momento, y que de cara a agosto ya hay 15 fechas anuladas si no se produce ningún cambio.


José Manuel Rodríguez insiste en que lo único que necesitan es trabajar, cumpliendo las medidas preventivas que sean necesarias, y demanda una reincorporación urgente:“Yo soy autónomo y estoy recibiendo una ayuda como tal, y algunos de los músicos también, pero hay otros músicos que sólo los contrato algunos meses al año y no llegan a los mínimos para que puedan cobrar nada”.

 

Por otro lado, las orquestas inciden en que muchos de los municipios por los que recalan durante el período estival tienen pocos habitantes, lo que facilitaría respetar la distancia social. “Las plazas de estos pueblos suelen ser bastante grandes, en las que la gente puede estar separada y cumplir las normas de distanciamiento. Mientras las terrazas se siguen llenando de grandes grupos de gente sin mascarilla”, insiste en este sentido en propietario de Musical El Salón.