La confitería vallisoletana, expectante ante la vuelta de la Semana Santa, pero preocupada con la crisis de los transportistas
Cyl dots mini

La confitería vallisoletana, expectante ante la vuelta de la Semana Santa, pero preocupada con la crisis de los transportistas

Rafael Mesonero, presidente de la Asociación de Confitería y Pastelería de Valladolid, ha comentado acerca de la situación del área en las últimas crisis desencadenadas. 

El área de la confitería es un sector más afectado por las crisis de los últimos tiempos. La pandemia ha parado todas las empresas y producción, y ha marcado un antes y un después en la sociedad. Ante una notable recuperación de la economía española, ha surgido otro problema para agravar la situación de los comercios, una guerra. Dicho conflicto ha desencadenado una subida de los precios de productos básicos y de carburantes, y a deriva de ello se ha producido una huelga por parte de los transportistas para protestar. 


Este año, aunque hay menos pandemia, está la crisis del sector del transporte pues no sabemos que va ocurrir. Estamos un poco en incertidumbre con el precios de los combustibles y si la gente va a poder salir a viajar y venir a Semana Santa”, declara Rafael Mesonero, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Confitería y Pastelería de Valladolid. 


En cuanto a las pastelerías, Rafael comenta acerca del impacto que tuvo la pandemia en los comercios. “Nos afectó bastante, ya que no podíamos salir más que nada para lo imprescindible. Dependemos mucho de la hostelería, y no se realizaban cumpleaños, no había bodas, bautizos ni comunión. Hacíamos lo necesario cada día quien abría, ya que hubo muchos compañeros que no abrieron el negocio porque veían que no era rentable hacer cuatro pasteles prácticamente”.


Ahora, con la crisis del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania afirma que están “en las mismas”, y que sufren con la “subida disparatada de los precios del aceite, de los huevos, de la harina y de las materias prima del día a día del sector de la pastelería”. Rafael comenta que lo mismo pasa con la distribución: “Estamos empezando a notar que hay géneros que no está llegando a su debido tiempo. Entonces nos está haciendo daño”.


Antes del estallido de la guerra, y las consecuencias que están suponiendo en Europa, el presidente de la Asociación afirma que “había cierta recuperación del sector, ya que somos una ciudad muy amada al dulce. Al final todo lo acompañamos con un dulce, en una comida lo acompañamos con un postre que suele ser un dulce. Íbamos muy bien encaminados”.


Ante la pregunta de cuándo estima la recuperación del sector, Rafael no sabe qué responder. “Me gustaría contestar pero lo veo un poco difícil, porque cuando no es la pandemia será el sector del transporte y si no será otra cosa que vuelva”, afirma. Sin embargo, lo cierto es que los comercios aún están lejos de recuperar aquellos números antes de la pandemia. “Va a ser complicado volver a esas cifras pre pandémicas”.