La concesionaria del aparcamiento de la Plaza Mayor de Valladolid confía en abrir "antes de que finalice julio"
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

La concesionaria del aparcamiento de la Plaza Mayor de Valladolid confía en abrir "antes de que finalice julio"

Imagen de la salida del aparcamiento en la calle Molinos. JAG

Manuel Saravia dice que la empresa está revisando, haciendo pruebas y supervisando el funcionamiento antes de la reapertura. 

La empresa Aparcamientos Españoles, concesionaria del parking de la Plaza Mayor de Valladolid, ha confirmado a TRIBUNA que la reapertura de las instalaciones se efectuará “antes de que acabe el mes de julio”. Tras la recepción de las obras por parte del Ayuntamiento de Valladolid –con casi cuatro meses de retraso sobre la fecha prevista-, la empresa concesionaria ya está trabajando en su apertura.

 

Tal y como ha explicado el Planeamiento Urbanístico, Manuel Saravia, “la concesionaria está ahora revisando, haciendo pruebas y supervisando el funcionamiento”. Saravia recuerda que el 10 de julio recepcionaron las obras y se entregó a la empresa encargada de la gestión del aparcamiento. “Yo dije que alrededor del 25 de julio el servicio podría estar operativo, aunque no me atrevo a dar una fecha exacta, porque ahora ya depende de la propia empresa, aunque siempre bajo la supervisión del Ayuntamiento”, explica el teniente de alcalde a TRIBUNA.

 

Fuentes de la empresa concesionaria consultadas por este periódico, explican que se mantendrá las tarifas previas a las obras y que el número de plazas también será el mismo. “Lo único que se ha hecho internamente ha sido un lavado de cara, las obras más importantes han tenido lugar en los accesos”. Asimismo se han habilitado tres accesos peatonales. El más importante, junto a la calle Lencería, cuenta con ascensor. 

 

 

Cabe recordar que el Gobierno de PSOE y Toma La Palabra proyectaron en la pasada legislatura acabar con el tráfico rodado en la Plaza Mayor de Valladolid. Primero acabaron con el paso del transporte público (autobuses y taxis) y más tarde plantearon la necesidad de reformar los accesos al aparcamiento de la Plaza Mayor, para evitar que los vehículos tuvieran que acceder al ágora para estacionar.

 

Tras varias propuestas y estudios, se concluyó que las mejores opciones eran establecer la nueva entrada en la calle Manzana y la salida a través de la calle Molinos. El 22 de octubre se procedía al cierre aparcamiento por una duración prevista de seis meses, que por los diferentes retrasos se ha alargado hasta finales de julio, cuando las fechas barajadas eran en Marzo, antes de Semana Santa.