La Comunidad de Vecinos asegura no tener "nada" contra la Federación de Asociaciones de Personas Sordas regional

Los carteles colocados en el local de la FAPSCL. SERGIO SANZ

La otra parte del conflicto del intérprete explica que se encuentra con "toda la voluntad de solucionarlo" y la importancia del tema del aire acondicionado.

El conflicto entre la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León (FAPSCL) y la Comunidad de Vecinos sigue sin resolverse. El problema surgió tras la denuncia pública de la organización sobre el 'no' a contar con un intérprete en las juntas, tal y como explicó a este periódico su presidente, Luis Miguel Jiménez.

 

La FAPSCL adquirió un local en la calle Monasterio Santa María de Moreruela, en el barrio Villa del Prado de Valladolid, y se encontraron con el problema del intérprete desde la primera junta de vecinos. "Nunca cuestionamos la entrada a la junta de propietarios. Consultamos lo del intérprete y nos comunicaron que no teníamos obligación", explican desde la comunidad.

 

"Somos una comunidad de familias jóvenes y tenemos toda la voluntad de solucionarlo. Si nos hubieran indicado que tienen derecho a llevar intérprete... No tenemos ningún interés en no hacerlo, ni nada contra ellos. No es una cuestión de venganza, sino de que no queremos comprometer a la comunidad a un gasto", señalan.

 

Pero el problema de discrepancias va más allá. La Federación instaló un aparato de aire acondicionado en el patio interior de la comunidad, lo que desencadenó "dos partes que perjudican: utilización de suelo y ruidos".

 

Lo colocaron "sin permiso donde juegan los niños""Les dijimos que había que celebrar una junta y no pararon. Confiamos en que no lo iban a hacer. Pidieron una llave para su buzón y con ella accedieron al patio", lamentan. Además, argumentan que en otros locales "están instalados dentro".

 

La otra parte es el ruido que produce el aparato. Desde la Comunidad afirman que una familia lleva "desde noviembre durmiendo con tapones". "Llevaron a su hija, que es pequeña, al médico porque no puede dormir bien por las noches", relatan.

 

Desde la Federación explicaron que acudieron técnicos del Ayuntamiento a revisar los ruidos y defendieron que se encontraban "por debajo del límite", algo que corrobora la Comunidad: "No pasaba de lo permitido". Aunque también asegura que "en otras ocasiones sí lo superaba".

 

El conflicto sigue sin solución, a pesar de que desde la Comunidad de Vecinos hacen hincapié en no tener problemas con la Federación y confían en llegar a un punto de encuentro que ponga fin a esta 'guerra'.

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: