La Cofradía del Nazareno recuerda en un documental la recuperación de sacar los pasos en andas
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

La Cofradía del Nazareno recuerda en un documental la recuperación de sacar los pasos en andas

Fue en 1996 cuando se recuperó esta forma de sacar al Nazareno y que ahora se recuerda como fueron estos inicios y su evolución con el paso de los años.

Hace 25 años la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno tomó una de las decisiones más relevantes de su historia, recuperar las andas para que la talla titular pudiera salir por las calles de Valladolid a procesionar cada Miércoles Santo dado que durante algún tiempo, se impuso llevar los pasos sobre carrozas con ruedas al reducirse de manera considerable el número de cofrades.

 

Cuentan desde la hermandad situadada en la calle del Peso que lo que se buscaba en aquellos años era adecuarse a una forma de ver el futuro de una forma diferente a lo que era la Semana Santa en ese momento. El realizador del documental, Héctor Morante, asegura que "hoy en día sería impensable no ver ciertas procesiones con los pasos en andas", por lo que la decisión de recuperar esta forma de procesión "fue valiente y acertada no solo por los Nazarenos, sino también por el resto de cofradías que tomaron esta vía".

 

Los comienzos nunca son fáciles y en los testimonios recogidos aseguran que se encontraron con múltiples dificultades para poder realizar las procesión. "Era todo nuevo, andas, mayordomo y comisarios, pero arrimando todos el hombro logramos que todo saliera bien". Javier de Uña y Víctor  Muñoz fueron los cofrades impulsores de esta iniciativa, que hoy en día perdura.

 

Entre las anecdotas de esta primera procesión confiesan que tuvieron problemas para pasar por ciertas calles y que tuvieron que "improvisar" para poder sortear estos problemas. Poco a poco la comisaria del Nazareno fue creciendo hasta convertise en una familía cuya relación llega a traspasar en muchas ocasiones las propias acciones de la cofradía.

 

Han pasado 25 años desde que el Nazareno volvió a salir en los hombros de sus cofrades y muchas cosas son las que han cambiado, pero algo que no cambiará nunca es ese "lento andar" que tanto le caracteriza cuando pisa las calles de Valladolid.

 

 

Vía Crucis procesional del Nazareno. MARÍA MOYA