La Cofradía de las Angustias sorprende con un nacimiento barroco, descendido de los altares de la iglesia

Se trata de la talla de San José y de la Virgen de la Encarnación, talladas en el siglo XVII y que componen un misterio de estética claramente barroca. 

Además del tradicional Belén Monumental que cada Navidad se expone en su Salón de Pasos, este año la Cofradía de las Angustias sorprende con un singular Misterio de la Natividad instalado en la nave central de la iglesia Penitencial.

 

El conjunto está compuesto por las imágenes de San José (talla en madera policromada del siglo XVII del retablo de la capilla homónima del templo) y Nuestra Señora de la Encarnación (imagen también del siglo XVII que sale en procesión cada segundo domingo de mayo en la Festividad de la Alegría de la Cofradía), en espera del Niño Jesús que será colocado en la Misa de la Noche de Navidad.

 

Ambas tallas presentan una disposición y estética completamente distinta a la habitual, tanto es así que hay a quien le cuesta reconocerlas protagonizando anécdotas curiosas. Vemos que, por ejemplo, San José, a pesar de tratarse de una imagen de talla completa, se muestra revestido con la casulla llamada “Magna de Valladolid”, obra del siglo XVIII en sedas roja y blanca e hilo de oro y una capa de tisú blanco bordada en oro del primer tercio del siglo XX; mientras, Nuestra Señora de la Encarnación, imagen de candelero o vestidera, se encuentra lujosamente ataviada con una casulla, de finales del siglo XIX de seda blanca bordada en oro, a modo de saya y un manto de brocado en grana y oro, tocando su cabeza con una mantilla española de blonda blanca y corona de plata que la identifica plenamente como Reina. Simula estar sentada en actitud de sostener en su regazo, cuando llegue, al Divino Infante. Los colores de los ricos ropajes, blanco y rojo, simbolizan respectivamente la Pureza y la Pasión.

 

Se completa la escena con diversos elementos a modo de ofrenda, casi como un bodegón, con frutos, elementos vegetales, cofre con ofrendas, columnas, etc. y un gran candelabro en bronce.

 

El montaje, de estética claramente barroca, encuentra su inspiración en los belenes napolitanos de los siglos XVII y XVIII y, aunque pudiera parecer tener una clara influencia en los que instalan algunas cofradías andaluzas, no hay que olvidar que Misterios similares se montan en templos y monasterios de otros lugares de la geografía española, como el convento de las Capuchinas de Palma de Mallorca o la Real Iglesia de San Ginés de Madrid e, incluso, en algunas clausuras de conventos de monjas de Valladolid, por la existencia en los mismos de este tipo de imágenes de vestir.

 

El horario de visitas es el habitual de la iglesia Penitencial: de 10.30 a 13.30 horas y de 18.00 a 21.00 horas de lunes a sábado y de 11:00 a 13:30 los domingos y festivos, salvo durante la celebración de los cultos.