La Cofradía de la Pasión se quedará en San Quirce a pesar del derribo del monasterio y la construcción de un centro asistencial

Imagen de la Cofradía de la Pasión en el interior del templo. Foto: Facebook Cofradía de la Pasión.

El alcalde de la Cofradía se muestra "tranquilo" y dice que se quedarán en la iglesia de San Quirce y Santa Julita, a la que no afecta el nuevo proyecto.

La Comisión de Patrimonio ha dado luz verde a la demolición del convento de San Quirce y Santa Julita para construir un nuevo edificio que albergue una residencia geriátrica y 72 apartamentos asistidos para personas mayores. La licencia solo afecta a la parte que no está protegida, por lo que la iglesia y algunas dependencias permenecerán en pie.

 

Es por eso, que si hace un tiempo la Cofradía Penitencial de la Sagrada Pasión –que tiene en esta iglesia su sede- alertaba a este periódico “su incertidumbre y desasosiego” por la venta del convento, la situación un año después es radicalmente distinta. El alcalde de la Cofradía, Luis Lázaro, ha explicado que se encuentran “totalmente tranquilos” y que la Cofradía se quedará en esta iglesia, en la que lleva ya 25 años.

 

Luis Lázaro confirma que están buscando la mejor “figura jurídica” para firmar con la comunidad de monjas cistercienses de las Huelgas Reales, propietarias del inmueble, un acuerdo por el que la penitencial pueda quedarse en el templo y seguir manteniendo sus cultos y su actividad penitencial y procesional como hasta ahora. “No hay ningún problema y confiamos que en los próximos meses, no sabes si antes o después de Semana Santa, podamos llegar a un acuerdo, porque la Comunidad ya nos ha trasladado sus deseos”.

 

El relato de los hechos se traslada hasta hace unos meses. Las tres últimas monjas cistercienses que habitaban el Monasterio de San Quirce y Santa Julita tomaron la difícil solución de dejar el convento e integrarse en el de las Huelgas Reales, también en Valladolid y también de la misma orden. La escasez de vocaciones y el mermado número de religiosas impulsó el traslado.

 

Entonces las propietarias del monasterio (la comunidad cisterciense) lo pusieron a la venta. Tras diferentes negociaciones fue Sur Sociedad Cooperativa Novena Fase la que se hizo con el inmueble, antes ocupado por las religiosas, y que pretende reconvertir en una residencia geriátrica, además de 72 alojamientos para personas asistidas, jardines y huertos urbanos.

 

La Cofradía de la Pasión está convencida en que podrán quedarse en el templo para proseguir su actividad. Sin ir más lejos ya preparan su viacrucis con El señor con la Cruz a Cuestas, el próximo 16 de marzo, con el que iniciarán su particular Semana Santa. Además el 1 de abril se llevará  acabo el tradicional besapié al Cristo del Perdón.

 

La Cofradía Penitencial de la Sagrada Pasión de Cristo lleva instalada en la iglesia de San Quirce, en la Plaza de la Trinidad, desde hace 25 años, donde han logrado adecuar el templo a su labor penitencial. La historia de la Cofradía ha sido errante en el último siglo. De la iglesia original de La Pasión, ahora convertida en sala municipal de exposiciones, se trasladaron -a principios del siglo XX- hasta San Felipe Neri, y de allí a la iglesia del Santuario. No fue su última ubicación porque, antes de llegar a la Iglesia de San Quirce y Santa Julita, tuvieron una estancia temporal en La Magdalena.

Noticias relacionadas