La cocinera vallisoletana Fátima, concursante de Top Chef
Tribuna mini Saltar publicidad
Mes%c3%93n casa pedro intersitial file
Cyl dots mini

La cocinera vallisoletana Fátima, concursante de Top Chef

La cocinera Fátima Pérez Andrés imparte un taller práctico de cocina.

Fátima Pérez Andrés, chef veterana con tres décadas de experiencia, se enfrenta al concurso televisivo de Antena 3 y a los jueces Alberto Chicote, Susi Díaz y Paco Roncero, de los que la cocinera dice que son "grandes actores".

El concurso televisivo Top Chef, de Antena 3, volverá a tener representación vallisoletana. Si en la segunda edición, Javier García Peña –a pesar de no llegar a la final- salió catapultado; en esta ocasión Valladolid contará con la representación de la veterana cocinera Fátima Pérez Andrés que, aunque nacida en Comillas, ha dedicado toda su vida personal y profesional a la provincia vallisoletana.

 

Por contrato, Fátima apenas puede hablar del concurso, ya rodado y que se emitirá "próximamente", tal y como anuncian en la propia cadena. Con más de tres décadas de experiencia en los fogones, la propietaria de La Atrevida, en la calle de La Pasión, dice que Top Chef “era una experiencia gastronómica diferente”. “Nunca he dicho que no a una experiencia nueva”, aclara.

 

Fátima Pérez dice que ha sido “duro” y eso que la cocinera está acostumbrada al mundo televisivo con aparición en programas de recetas y cocina. “Creo que la televisión no se me da mal”. De Chicote, Susi Díaz y Paco Roncero, los exigentes chef del jurado del programa televisivo, Fátima dice que son “grandes actores” y hasta ahí puede leer.

 

TRES DÉCADAS EN LOS FOGONES

 

Fátima siempre tuvo claro su vocación por la cocina “desde niña”. Aunque comenzó a trabajar en sala, pronto se pasó a los fogones porque “eran más creativos”. Profesionalmente hizo su debut en Taberna Artículo 33, en Plaza de Coca. Tras varios años de formación en Cataluña, junto a su marido –el sumiller Juan Carlos Arroyo-, abrió el restaurante Fátima, en La Calle de La Pasión y, más tarde, La Casona en Montealegre, municipio del que es toda su familia materna.

 

Su cocina llegó a Madrid, al castizo barrio de Chamberí, con el restaurante El diablo mundo. En la actualidad, regenta su restaurante en Valladolid, de nuevo, en la Calle Pasión. Fátima dice que la cocina ha evolucionado en estos años, “aunque yo tengo platos en mi carta creados hace veinte años”. Cree que la crisis hizo que la “alta cocina se convirtiera en más informal", con la llegada de gastrobares y otros locales similares.

 

Ahora en Top Chef tiene una oportunidad de oro para mostrar su dilatada experiencia en los fogones. ¿Logrará conquistar el estómago de Chicote y compañía? No se lo pierdan.