Cyl dots mini

'La Ciudad Imaginada' adelanta una Valladolid verde gracias al proyecto GreenUP

D.Á.

El vivero de ideas que se desarrolla desde el viernes y hasta mañana domingo 3 de diciembre en el Patio Herreriano anticipa una ciudad renaturalizada en la que el peatón, bicicleta y transporte público recuperan el espacio cedido al vehículo para mejorar el bienestar y la salud de las personas y el entorno.

¿Volver atrás para mirar adelante? ¿Cómo sería una Valladolid verde, una urbe sostenible? En la sesión de este sábado 2 de diciembre de La Ciudad Imaginada que se desarrolla hasta el domingo en el Patio Herreriano se ha hablado sobre movilidad en las ciudades, y en concreto sobre el proyecto Urban GreenUP que en un plazo de cinco años va a traer a orillas del Pisuerga 42 pequeñas iniciativas que prometen renaturalizar Valladolid.

 

Raúl Sánchez, ingeniero de Cartif, y Alicia Villazán, técnico del Ayuntamiento, han informado sobre un proyecto financiado por la Unión Europea en el que Valladolid es una de las tres ciudades demo en las que se probarán una serie de iniciativas encaminadas a devolver espacios verdes y a aprovechar mejor la gestión hídrica, junto con Liverpool en Reino Unido e Izmir en Turquía.

 

Se trata de una inversión total de 15 millones, 3 de los cuales irán para Valladolid, financiados prácticamente en su totalidad por la UE. Con ellos se creará un corredor urbano de este a oeste para mejorar la conectividad de peatones y bicicletas, se implantarán barreras verdes, sistemas urbanos de drenaje (como los que se instalarán en el parking del estadio Zorrilla), e incluso se creará un parque inundable en el Esgueva para reducir el riesgo de daños por las crecidas del río.

 

Son solo algunos de los 42 intervenciones planteadas para Valladolid, que también incluyen acciones de educación, y cubiertas verdes vegetales para edificios, calles y marquesinas, entre otras.

 

Medidas que, en palabra de Alicia Villazán, "nos hacen sentir mejor, limpian el aire, y bajan la temperatura de las ciudades". Además "gratuitas" para las arcas municipales ya que es Europa quien corre con los gastos.

 

¿QUÉ CIUDAD QUEREMOS?

 

Esta es la pregunta que también se han hecho el resto de ponentes, entre los que estaban James Thoem, que ha desgranado el proyecto Copenhagenize que pretende hacer las ciudades más amigables a las bicicletas y que ya ha comenzado a trabajar en la propia Copenhage, y también en la ciudad americana de Detroit, entre otras. El ponente ha invitado a "cambiar el paradigma para priorizar los medios de transportes sostenibles y complicar la vida al automóvil, un enfoque que ya han adoptado en ciudades como Nueva York, París, Madrid, Toronto, o Buenos Aires".

 

Por su parte Francisco Luciano ha aportado su conocimiento sobre el uso logístico que tiene la bicicleta, indicando casos concretos en los que este medio de transporte se utiliza por parte de empresas "que no se preocupan por la contaminación pero sí por la eficiencia" como, por ejemplo, Amazon. En su recorrido se ha detenido en iniciativas que tienen lugar en Austria, Alemania, Francia, Holanda o Suiza, donde con la bicicleta como base han surgido iniciativas públicas y privadas que favorecen la creación de negocio y una reducción de las emisiones de gases contaminantes.

Noticias relacionadas