La Casa Revilla, en colaboración con la Fundación Joaquín Diaz, acoge la exposición ‘Vendiendo en la calle’
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

La Casa Revilla, en colaboración con la Fundación Joaquín Diaz, acoge la exposición ‘Vendiendo en la calle’

Joaquín Díaz y Ana Redondo García en el acto de presentación de la exposición.

La presentación se mantendrá del 27 de junio al 25 de agosto en la sala municipal de exposiciones.

La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo García, y el dramaturgo Joaquín Díaz González han presentado en la mañana de este jueves la exposición ‘Vendiendo en la calle’ en la sala de exposiciones de La casa Revilla situada en la calle Torrecilla. Joaquín Díaz, director de la Fundación que lleva su nombre, ha explicado que es un homenaje a los vendedores ambulantes de aquella época y un guiño a la fotografía histórica”.

 

“Esta profesión es lo que hoy conocemos como Amazon pero con mucho más tiempo entre venta y venta”, comentó el presidente de la Fundación. La concejala de cultura explicó que el objetivo principal de la exposición “es hacer disfrutar a la gente de lo que fue esta tradición y enseñar cómo ha cambiado tan rápidamente todo”.

 

“Esta es una exposición que nos permite una retrospectiva de lo que ha sido la civilización hasta hace nada y de lo somos ahora mismo en cuanto a forma de vida y manera de relacionarnos”, ha declarado la edil de Cultura mostrándose agradecida con la fundación Joaquín Díaz.

 

Los productos y artilugios que se muestran son, en su mayoría, propiedad de la Fundación y algunos de distintas prestaciones de particulares, con los se mostraba “muy agradecido” el director de la Fundación.

 

Otro “tema recurrente”  a tener en cuenta de aquella época y que no se puede recoger en fotografías es el patrimonio oral. “La gente cuando escuchaba cantar o pregonar a alguien había que salir a la calle”, explicó el dramaturgo acompañándolo de estos “gritos” que hacían los vendedores ambulantes recogidos en el libro de Juan Ortega Zapata ‘Pregones’.

 

“El fresquero” cuando venía el vendedor de pescado fresco,  “laurel para el chocolate” o “torradines” cuando venía el churrero son algunos de las ‘voces’ que se oían cuando un vendedor ambulante llegaba a la plaza del pueblo explicó el director de la fundación.

 

Por último, Joaquín Díaz se mostraba “confiado” en que la exposición fuera un éxito y fuese útil para la sociedad vallisoletana.