La Calle presenta 15 reclamaciones al presupuesto de Laguna ante la falta de acción del Ayuntamiento

La  Asociación Vecinal La Calle ha presentado quince reclamaciones a los presupuestos municipales y acusa al gobierno dirigido por el alcalde Román Rodríguez de no abordar los "presupuestos participativos".


 

En  un comunicado enviado a este periódico, la Asociación Vecinal La Calle denuncia que "nos parece escandaloso que a los vecinos se nos haya cobrado un tasazo con depuración del que el gobierno municipal afirma no haber abonado en espera de mejor precio. En 2016 se nos empezó a cobrar un fuerte aumento esgrimiendo como argumento un convenio firmado que en una carta firmada por el Alcalde y buzoneada 'Unos derechos de enganche a la depuradora de Valladolid, con un importe de más de medio millón de euros' y que eran la base inicial de la subida", denuncia este colectivo.

 

"Supone un fraude a los vecinos imponer un pago para pagar un servicio y que no sabemos si en realidad se ha destinado a sanear la cuenta general y presentar un bonito balance económico. A pesar de las maniobras del equipo de gobierno afirmando una cosa y la contraria, el grave problema es la gestión de la red de agua. Sigue siendo necesaria como hace 30 años la implantación de una doble red, ya que hemos podido constatar que el volumen de metros cúbicos que se envía a la EDAR es muy superior al agua potabilizada de los domicilios, donde suman aguas pluviales, freáticas y de otras procedencias, lo cual supone un ingente gasto que no debiera tenerse con una inversión adecuada", añade La Calle

 

El cambio de estructura presupuestaria abunda aún más en la opacidad, según los representantes vecinales, pues ya no se consigna el presupuesto anterior y la información tal como se presenta es poco entendible y muy poco clara. Algo que incumple de forma flagrante lo que la Ley de Transparencia marca “debe ser accesible y entendible para los ciudadanos”. Según sus datos, tomada en cuenta la liquidación del año 2015, al estar la liquidación de 2016 en estado provisional, los ingresos superaron en 1.364.857,66 euros a los gastos en 2015. "Por ello es previsible que este presupuesto 2017 contenga algunas cantidades no consignadas tanto en ingresos como en gastos como es la evidencia de una depuración de aguas residuales pendiente de pago en 2015 y 2016 y con una aplicación de gasto inferior al real en 2017".

 

Argumenta La Calle que desde el gobierno municipal hacen un diagnóstico feliz de “actual y buena coyuntura económica” que no se parece ni de lejos a la realidad. Se basan en que “la cuenta municipal supuestamente se sanea” pero ha sido a base de exprimir a los vecinos que pagan y han pagado una deficiente gestión, según el colectivo vecinal. "Afirman sin rubor en la misma memoria de Alcaldía haber cumplido con este presupuesto un compromiso de bajada de presión fiscal. Algo que no resiste el menor análisis de la evolución presupuestaria. Establecen contribuciones para 2017 que elevan  la presión fiscal 13,47 euros respecto al presupuesto anterior, estableciendo la misma en 446,86 euros por habitante en 2017, con unos ingresos fiscales  que aumentan de los 9.749.792 euros a los 10.096.700 euros sin que se tomen medidas para personas en situaciones económicas de falta de ingresos como la prometida cuenta ciudadana o los pagos en plazos".

 

En sus reclamaciones, la Asociación Vecinal La Calle solicita "un mejor tratamiento de los contenedores soterrados. Los gastos de órganos de gobierno suponen 223.391,87 euros en retribuciones y proponemos una reducción del programa en un 50% y la eliminación de discrecionalidad en algunas partidas. También que en las contrataciones no se apueste por oferta más ventajosa exclusivamente sino de aquellas que cumplan unas condiciones de dignidad laboral. En medio ambiente una mejor inversión, la remunicipalización del Punto Limpio. En acción social el alquiler de casa de acogida para dar cobertura a mujeres víctimas de violencia de género y menores. Sobre las subvenciones nominativas una mayor claridad. En empleo aumentar la formación de demandantes. La instauración de una tarjeta multiservicios e informatización del préstamo on line de la Biblioteca. La instalación de barreras acústicas en el sector 8 y asfaltado del Camino Alto de Tudela que se parchea sin solución. Un proyector digital para el Centro Cívico de 300 euros. Una vez que comienzan las pruebas del bono Transporte Público Metropolitano la apuesta de Laguna debe ser asumida en presupuesto", concluye dicho comunicado.