La Cabalgata de los Reyes Magos puede con la lluvia de Valladolid

Baltasar saluda a unas niñas. SERGIO SANZ
Ver album

Sus Majestades de Oriente desfilaron por el centro de la capital ante la expectación de miles de niños y mayores.

La climatología ha sido la gran protagonista de una Cabalgata pasada por agua. Los Reyes Magos hicieron las delicias de miles de vallisoletanos -niños y mayores- que, pese a las condiciones, no quisieron perderse la llegada de sus Majestades de Oriente a la capital.

 

Porque la lluvia no aguó la fiesta tan esperada que cada año se celebra en Valladolid antes de una noche mágica. En esta ocasión no faltaron los paraguas, las sonrisas, ni los caramelos, que volvieron a ser uno de los atractivos de esta cita que recorrió el centro de la ciudad.

 

Algunas calles quedaron cortadas al tráfico desde primera hora de la mañana, mientras que el resto se fue sumando con el paso de las horas, hasta que a las 17:30 la restricción fue total. El reloj siguió descontando los minutos para el inicio del momento más deseado. Así, pasadas las 18:30 horas, los Reyes Magos hicieron su primera aparición en el Paseo de Filipinos.

 

La gente se agolpó a ambos lados de la vía esperándoles, ya que primero pasaron por ella el resto de carrozas. Finalmente, Melchor, Gaspar y Baltasar protagonizaron una tarde diferente -por el mal tiempo-, pero especial, como siempre. La lluvia pasó a un segundo plano con las sonrisas de los más pequeños, que miraron a sus Majestades de Oriente con ese brillo en los ojos de deseo por los regalos que recibirán más tarde. Y los caramelos, que no falten, en el bolso para degustarlos este sábado más tranquilamente.

 

Tras algo más de una hora de recorrido, los Reyes Magos llegaron a la Plaza Mayor. Una vez allí, dejaron los regalos en el Belén, saludaron a todos los pequeños que llevaban horas de espera y, posteriormente, subieron al balcón del Ayuntamiento para despedirse antes de iniciar una noche de duro trabajo. Todo ello con la colaboración mágica de Miguel Ángel Soria Ruano, presidente de la Unión Artística Vallisoletana; Ángel Tamayo Alonso, director de la Agencia de Modelos Tamayo; y Manuel Castillo Edio, gerente de la empresa Copiexpress.

 

Los Reyes Magos, en el balcón del Ayuntamiento bajo la lluvia. SERGIO SANZ

Noticias relacionadas