La bomba y el país opresor