La autopsia de Desirée destapa que su asesinato se produjo por "asfixia por oclusión de las vías respiratorias" junto con "estrangulamiento"
Cyl dots mini

La autopsia de Desirée destapa que su asesinato se produjo por "asfixia por oclusión de las vías respiratorias" junto con "estrangulamiento"

La presunta asesina de su hija Desirée Leal, Ana Sandamil, y su abogado Luis Rifón, en el primer día del juicio por el crimen (Foto: E. P.)

Además, se detectó otra lesión en la parte posterior de la laringe, compatible con el acto de "comprimir hacia atrás" esta y "contra la columna vertebral".

El cuerpo de la niña Desirée Leal, asesinada en mayo de 2019 en Muimenta, presentaba lesiones "evidentes" en la boca y en el cuello causadas por "presión sostenida" sobre estas partes, así como heridas en la parte interior de los labios que coincidían con la posición de los dientes.

 

Así lo han explicado este viernes ante el jurado y el tribunal que juzgan este crimen los forenses que participaron en la autopsia del cuerpo, y que han dicho que la "única causa posible" de la muerte fue la "oclusión de las vías respiratorias" y el "estrangulamiento", según los signos que apreciaron en el cuerpo. Del mismo modo, descartan totalmente que se debiese a una intoxicación, como alegó la madre y única acusada.

 

Entre estos signos, los forenses detectaron tanto en toda la superficie de la boca como en varios puntos del cuello un tipo de lesiones musculares que se producen por una "presión sostenida" sobre los tejidos mientras la víctima todavía está con vida.

 

Aunque externamente en el cuello "no había lesiones", salvo una "contusión bajo la mandíbula", los músculos sí "estaban lesionados" con un tipo de respuesta que se observa cuando "se comprimen fuertemente". "Encontramos fibras opacas, que se pueden ver a simple vista, lo que indica que hubo presión y que la persona estaba viva cuando ocurrieron los hechos", han concretado.

 

Además, se detectó otra lesión en la parte posterior de la laringe, compatible con el acto de "comprimir hacia atrás" esta y "contra la columna vertebral".

 

En el caso de la zona de la boca, los forenses encontraron el mismo tiempo de lesiones por compresión en los músculos de la totalidad de los labios y erosiones en el interior de los labios que coinciden "con las partes prominentes de la dentadura", esto es, que consideran que se hicieron al presionar con algo contra la cara de la niña.

 

Finalmente, entre otras lesiones y pequeños golpes, se encontraron "petequias" tanto en la cara y en los ojos de la menor como en el músculo cardíaco y en la superficie de los pulmones, lo que apunta a un "signo de asfixia".

 

Con todos estos datos, consideran que la muerte de Desirée se produjo por "asfixia por oclusión de las vías respiratorias" junto con "estrangulamiento", descartando que pueda haber otra explicación alternativa, especialmente la posible intoxicación, dado que la niña tenía niveles muy bajos de trazodona en sangre.

 

En cuanto a la hora de la muerte, y teniendo en cuenta que se habría producido ya cuando la abuela materna llama a los servicios de emergencias, la autopsia la sitúa entre las 4,40 horas y las 8,05 horas de la madrugada, aunque lo "más probable" es que en un momento más cercano a la última hora.

 

CONSUMO DE TRAZODONA

 

Por otra parte, este viernes también han declarado como peritos las agentes que realizaron el análisis de tóxicos de diferentes muestras recogidas en la escena del crimen y que han certificado que la menor tenía restos de trazodona en sangre, aunque en concentraciones tan bajas que no pudieron haber causado su muerte.

 

Ante el tribunal y el jurado han explicado que se halló una pequeña cantidad de trazodona en la sangre de la niña, por debajo del nivel terapéutico, y en el contenido gástrico, pero no así en la orina. Según han añadido, esto implica que consumió esta sustancia poco antes de la muerte, dado que aún no había sido absorbido completamente en contenido gástrico y aún no había pasado a orina.

 

También apareció trazodona en una de las dos botellas analizadas y en salpicaduras localizadas en el cabecero de la cama, la pared y la mesilla de noche. Encima de la mesilla de noche había también otro comprimido de lorazepam.

 

RESTOS DE SANGRE EN EL PIJAMA DE LA MADRE

 

En cuanto al análisis biológico de las muestras, los peritos encontraron sangre y saliva de Desirée en la parte inferior del pijama de su madre, que fue localizado debajo de la cama, ya que ésta se había cambiado de ropa antes de llegar los sanitarios. En la parte de arriba de su pijama encontraron sangre de la madre en un puño.

 

También encontraron restos de sangre y saliva de la niña en la almohada y en un cojín y restos epiteliales de la madre en este último, así como sangre de la víctima en un calcetín y una zapatilla deportiva.

 

En cuanto al cuerpo de Desirée, había sangre suya en la parte de arriba de su pijama, en ambas manos, bajo las uñas, en el antebrazo, en el cuello y en la zona cercana a la boca. En la mejilla de la niña se detectan también restos biológicos de la abuela.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: