La Audiencia de Valladolid pide al juez que celebre el juicio del camionero que atropelló a dos ciclistas

Monumento en memoria de Jesús Negro. EUROPA PRESS

Deja sin efecto la nulidad de actuaciones acordada por el magistrado, que veía irregularidades en la fase de instrucción.

La Audiencia de Valladolid ha instado al titular del Juzgado de lo Penal número 3 a que celebre el juicio contra el camionero de origen portugués que en febrero de 2016 atropelló mortalmente a un ciclista e hirió de gravedad a otro en la Ronda Exterior de la ciudad.

 

Así lo establece la Sección Cuarta de lo Penal en su resolución, a la que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas, en la que deja sin efecto el auto que el juez de lo Penal 3, encargado de celebrar el juicio, dictó el 21 de septiembre decretando la nulidad de actuaciones de todo lo actuado al entender entonces que durante la fase de instrucción se habían vulnerado los derechos del camionero por no haber contado éste con asistencia letrada en muchas de las testificales celebradas.

 

A raíz de ello había surgido una cierta polémica entre el juzgador y la juez de Instrucción 3, pues ésta entendía que su trabajo se había desarrollado de forma correcta y, además, consideraba que el primero no era superior jerárquico y no podía encargarle que volviera a repetir buena parte de la fase instructora.

 

La cuestión de competencia entonces planteada por el juez de Penal 3 a la Audiencia de Valladolid, a la que pedía que se pronunciara sobre si él era competente o no para ordenar a la instructora que subsanara supuestas deficiencias que suponían nulidad de actuaciones, ha sido resuelta ahora por la Sección Cuarta de lo Penal, que rechaza acceder a tal pretensión del juzgador y, en definitiva, le pide que siga conociendo del asunto, por lo que éste tendrá que fijar nueva fecha para el correspondiente juicio. La decisión de la Audiencia vallisoletana evita así una demora de más de un año para la celebración del juicio, algo que sí habría ocurrido en el supuesto de que la instructora tuviera que volver a practicar buena parte de las testificales.


Lo acordado ha sido acogido con satisfacción por las familias del fallecido que, bajo el título de 'torturados por la Justicia', ha emitido un comunicado muestra su agradecimiento a la Audiencia Provincial por su "actuación eficaz" y por evitar más dilaciones que, según advierte, no hacen otra cosa que "beneficiar" al propio acusado, "ya que los jueces suelen ser lasos en las sentencias aplicados cuando el suceso va prescribiendo en el tiempo". "Y el fallecido? ¿Y la familia sometida a esta tortura? ¿Dónde están sus derechos, quién les ampara? ¡Volvemos a ver cómo nuestra Justicia acomplejada se preocupa más de los delincuentes que de las víctimas!", concluye el hermano de Jesús Negro, el ciclista fallecido.

 

El accidente se produjo sobre las 14.34 horas del 25 de febrero de 2016, cuando el transportista luso Andrés dos S.C, al volante de un vehículo articulado compuesto por la cabeza tractora y un semirremolque, circulaba por el carril derecho de los dos existentes de la Autovía VA-30 (A-62 Cabezón de Pisuerga-A-62 Arroyo de la Encomienda) y, "como consecuencia de ir desatento a las incidencias del tráfico", según las acusaciones, bien por ir consultando el GPS o mirando el whatsapp, arrolló a dos ciclistas a la altura del kilómetro 18,700. El acusado no se percató de que por el arcén circulaban dos bicicletas conducidas por Jesús Negro y Aitor Martínez, de 35 y 43 años, respectivamente, el primero de los cuales falleció a causa de un politraumatismo y una hemorragia aguda, mientras que el segundo quedó malherido y sufrió importantes secuelas.

 

Las acusaciones pública y particulares tipifican los hechos como constitutivos de un delito de homicidio por imprudencia grave y otro de lesiones por imprudencia grave y solicitan penas que oscilan entre los tres años de privación de libertad, según el escrito de calificación del fiscal, y los cuatro y cinco años pedidos, respectivamente, por el letrado del herido grave y del ciclista fallecido. Los acusadores interesan igualmente la privación del carné de conducir del transportista por espacio de entre cuatro y ocho años, petición esta última realizada por el representante legal de la víctima mortal.

 

En concepto de indemnizaciones, con responsabilidad civil directa de Allianz y subsidiaria de Transportes Couto S.A. y Transportes Nordestinos LDA, el fiscal pide para la familia del fallecido un total de 232.620 euros, de ellos 50.400 para su padre, 15.400 para cada uno de sus tres hermanos y más de 128.500 para su entonces pareja sentimental, percepción esta última de la que discrepa la aseguradora ya que ésta considera a la novia como "allegada". Por su parte, la acusación pública cifra en más de 40.000 euros las indemnizaciones para el otro ciclista que quedó gravemente herido.