La Asociación Parkinson Valladolid celebra un taller online sobre la enfermedad y sus consecuencias en el confinamiento
Tribuna mini Saltar publicidad
P 800x800 tribuna bonoshost ava 021220 file
Cyl dots mini

La Asociación Parkinson Valladolid celebra un taller online sobre la enfermedad y sus consecuencias en el confinamiento

Parkinson (Foto: E. P.)

La asociación tiene previsto retomar sus servicios el día 1 de julio, con terapias individuales y tomando medidas de seguridad para garantizar la protección y evitar contagios

Con motivo de la vuelta a la normalidad tras la crisis del COVID-19 y la reactivación progresiva de la actividad, la Asociación Parkinson Valladolid, junto con la Federación Española de Párkinson (FEP) y la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, celebró el pasado jueves 11 de junio un taller online de neurología, dirigido a profesionales de las asociaciones de pacientes. Su objetivo fue aportar información ampliada sobre la enfermedad de Parkinson en estado avanzado, dar a conocer el impacto que ha supuesto el confinamiento en las personas que conviven con la enfermedad, el estado actual de los afectados/as, así como aportar recomendaciones prácticas y adaptadas a la nueva situación para una adecuada vuelta a la actividad de la asociación.

 

Durante el periodo de confinamiento, las asociaciones de pacientes se vieron obligadas a cerrar sus puertas y a “adaptar su atención a sus usuarios/as a un contacto telemático, telefónico o por correo electrónico”, explicó Juan José López, responsable del Área Fortalecimiento asociativo y gestión de proyectos de la FEP. Concretamente, en la Asociación Parkinson Valladolid, “se han mandado semanalmente ejercicios de logopedia, fisioterapia y estimulación cognitiva tanto de forma grupal como individual adaptados a cada grupo o persona. También se han realizado terapias por videoconferencia para aquellos socios/as que así lo han demandado”, contó Eva M. Muñoz, coordinadora de la asociación. “Además, la psicológica y la trabajadora social han mantenido un contacto semanal con los usuarios/as y sus familiares para valorar su estado emocional o resolución de problemas”. 

 

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de las asociaciones por mantener la actividad, “se han observado claramente consecuencias en la situación de las personas con párkinson. El confinamiento ha afectado a dos aspectos importantes de su calidad de vida. Por una parte, la falta de las terapias rehabilitadoras ha incidido en un deterioro de su situación motora. Por otra parte, también se ha visto afectado el aspecto psicológico, por todo lo que implica una situación como la que hemos vivido”, afirmó Juan José López. Por su parte, Eva M. Muñoz, señaló que desde la asociación han detectado “mayor deterioro cognitivo y físico y, en aquellas personas con demencia, esta ha evolucionado de forma muy rápida”. 

 

Ante esta situación, y dada la fase de desescalada, las asociaciones de pacientes están volviendo progresivamente a la normalidad y retomando sus actividades presenciales habituales, adaptándolas a esta nueva situación. Para ello, según Juan José López, “deben tener un protocolo de seguridad adaptado a sus características y situación, en el que se tenga en cuenta la distribución del espacio, horarios y las medidas de higiene y protección personal”. Tema principal del taller llevado a cabo, para su aplicación en el desarrollo de la actividad.

 

A este respecto, la Asociación Parkinson Valladolid tiene previsto retomar sus servicios el día 1 de julio. “En un primer momento comenzaremos con terapias individuales y, una vez afianzadas estas y resueltos los problemas que puedan surgir, comenzaremos a impartir clases grupales, indicó Eva M. Muñoz. Las medidas de seguridad que tomarán desde la asociación para garantizar la protección y evitar contagios serán “el uso de mascarillas, higienización de manos, equipos de protección oficial, mamparas en el puesto de logopedia, distancia social, y grupos de máximo 5 personas”, explicó.  

 

Por último, Juan José López alertó de las consecuencias que el confinamiento ha tenido también en las asociaciones de pacientes: “Muchas van a verse muy afectadas y quedará muy mermada su capacidad de ayudar a sus usuarios/as, por lo que también van a necesitar quien les ayude”. Así lo manifestó también Eva M. Muñoz, quien explicó que “los ingresos han caído vertiginosamente provocando un déficit muy importante en una economía que, sin ayuda del COVID-19, ya era muy frágil”.  

 

Es por ello que, desde la asociación, quisieron hacer un llamamiento a las administraciones públicas locales, autonómicas y centrales para que dentro de las medidas que se están tomando para muchísimos colectivos, quede incluido el tercer sector. Si dejamos a nuestros enfermos sin rehabilitación los efectos colaterales de esta pandemia podrán ser muchos más graves de lo que ahora mismo nos imaginamos”, concluyó Eva M Muñoz.


Se estima que la enfermedad de Parkinson afecta a más de 160.000 personas en España , de las cuales, un 37% presenta la enfermedad en estadio avanzado . Según el tipo de persona y estadio, puede presentar diferentes síntomas. Los síntomas motores son los más conocidos, como la lentitud de movimiento, temblor, rigidez e inestabilidad postural, mientras que la sintomatología no motora suele ser menos conocida, como los trastornos del sueño, estreñimiento, problemas visuales, respiratorios o urinarios .