La ARMH espera encontrar hasta 40 cuerpos en la fosa común de Medina del Campo

Se está procediendo desde hace mes y medio al vaciado de este pozo de la Gravera de Barbado, cuya profundidad supera la de la mayoría de pozos de la zona.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Valladolid espera poder exhumar cerca de 40 cuerpos de personas asesinadas durante la Guerra Civil en una fosa común situada en un antiguo pozo de la Gravera de Barbado en el municipio de Medina del Campo.

 

Así lo ha explicado el presidente de esta asociación, Julio del Olmo, quien ha apuntado que tienen constancia o hipótesis de la presencia en este pozo de víctimas de diversas localidades de la provincia, como sería el caso de cuatro vecinos de Pollos --dos hombres y dos mujeres que además eran hermanas--, cinco de Rodilana, siete u ocho de Rueda, cinco de Gomeznarro y un número indeterminado de Medina del Campo que podrían oscilar entre diez y 15.

 

Para ello, se está procediendo desde hace mes y medio al vaciado de este pozo, cuya profundidad supera la de la mayoría de pozos de la zona --habitualmente no superior a los 15 metros--, si bien ya llevan excavados alrededor de 18 metros.

 

Aunque todavía no han llegado a la zona de se cree que estarían los cuerpos, el hallazgo de restos de la munición empleada para su asesinato aporta "esperanza" de llegar hasta ellos, pues al parecer el pozo fue colmatado tras arrojar ahí los cuerpos con tierra de los alrededores, lo que explicaría que entre ella hubiera restos de las balas utilizadas, que en muchos casos atravesaban los cuerpos y se incrustaban en el terreno, según ha explicado Del Olmo.

 

En concreto, se han encontrado más de 30 proyectiles de distintos calibres en un proceso "extremadamente lento" por las condiciones de la excavación, ya que al tratarse de un pozo obliga a trabajar en un tubo de un metro de anchura, sin que se conozca con exactitud a qué profundidad se ubican los restos humanos.

 

El secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez, ha visitado este miércoles las tareas de exhumación en este pozo, en el que se buscan estos cuerpos después de que en la bodega cercana se hallaran también restos humanos.

 

POZOS SIMILARES INVESTIGADOS

 

Hasta el momento en España se han investigado pozos similares en Navarra, Extremadura, País Vasco, Canarias, Castilla y León y Castilla-La Mancha, según ha precisado Martínez, quien ha defendido el proyecto de nueva Ley de Memoria Democrática que el Gobierno de España espera poder aprobar en el Parlamento durante el primer semestre de 2021.

 

El secretario de Estado ha subrayado que esta nueva norma plantea, entre otros aspectos, que la búsqueda de desaparecidos corresponda a las administraciones públicas "como demandan organismos internacionales y asociaciones de memoria".

 

Fernando Martínez ha recordado, asimismo, que se encuentra abierta una convocatoria de subvenciones para hacer exhumaciones y organizar estudios, jornadas, congresos o elaboración de documentales, hasta que esté aprobada la nueva ley, que sustituirá a la de Memoria Histórica de 2007.

 

Además, Dentro de "muy poco" los ayuntamientos podrán entrar también en el proceso de exhumaciones a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

 

Martínez ha defendido el reconocimiento a las víctimas por parte de la Administración como "un deber moral de la vida política", al tiempo que ha considerado la nueva norma como "urgente y necesaria" dada la avanzada edad de muchos de los familiares de los represaliados.

 

Por otro lado, el secretario de Estado ha apostado por que la memoria democrática llegue "a la escuela en contenidos curriculares" y esté "presente en los procesos de selección del profesorado", a fin de "fortalecer la democracia".

 

OTRAS MEDIDAS

 

También se ha referido a otras medidas previstas en la ley como la creación de una fiscalía de sala especializada, un censo de víctimas o un banco nacional de ADN de la mano del Instituto Nacional de Toxicología que facilite la identificación de los desaparecidos.

 

Tras finalizar la visita a esta fosa, Fernando Martínez se ha desplazado a la casa-castillo de la familia Rivas Cherif, en Villalba de los Arcores, enmarcada en la preparación de la conmemoración del 80 aniversario de la muerte de Manuel Azaña, ya que el que fuera presidente de la II República pasó largas temporadas en esta casa, propiedad de la familia de su mujer.

 

Entre los eventos previstos para esta conmemoración destaca la exposición que se va a celebrar en la Biblioteca Nacional en Madrid bajo el nombre 'Azaña: Intelectual y Estadista. A los ochenta años de su fallecimiento en el exilio'.

 

Estas ayudas alcanzan este año los 750.000 euros, de los cuales el 60 por ciento se destinan a financiar actividades relacionadas con la exhumación de personas enterradas en fosas.

 

El resto de las ayudas se destina a la realización de estudios e investigaciones relativos a la recuperación de la memoria democrática, así como al reconocimiento moral de las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura; publicaciones, cursos y actuaciones de tipo científico o divulgativo sobre la memoria democrática y a actividades de recopilación, conservación, estudio y difusión del patrimonio documental o intelectual de la Guerra Civil y o de la Dictadura.