La Antigüedad romana, a la luz de la Revolución Industrial en el Museo de Escultura de Valladolid

La exposición. E.P.

Cerca de 80 piezas, facsímiles de orfebrería romana, pinturas y grabados permanecerán en el Palacio de Villena, sede de exposiciones temporales, hasta el próximo 11 de marzo.

La Antigüedad romana se presenta a la luz de la Revolución Industrial en la exposición 'Tesoros eléctricos', que reúne cerca de 80 piezas, facsímiles de orfebrería romana, pinturas y grabados, y permanecerá en el Palacio de Villena, sede de exposiciones temporales del Museo Nacional de Escultura de Valladolid, hasta el próximo 11 de marzo.

 

Esta muestra, según ha explicado la directora del museo, María Bolaños, en declaraciones recogidas por Europa Press, presenta una serie de objetos decorativos que reproducen ajuares de orfebrería antigua y que documentan tanto la vida doméstica de los romanos como su "lujo cotidiano". El acto de presentación de 'Tesoros eléctricos' ha contado también con la presencia de la concejal de Cultura y Turismo, Ana Redondo.

 

Sus facsímiles se fabricaron entre 1881 y 1915 para la colección nacional de reproducciones artísticas, que actualmente pertenece al Museo Nacional de Escultura, y que ha salido a la luz tras un "olvido" de casi 70 años, ha reconocido Bolaños.

 

Así, la muestra adquiere una doble mirada dirigida a dos épocas históricas tan dispares como la Antigua Roma y la Segunda Revolución Industrial, unidas por la "euforia innovadora" de esta última, que en un intento de experimentar con la recién descubierta electricidad, contribuyó al desarrollo de la galvanoplastia, un "complejo" arte por atracción que permite obtener réplicas exactas en metal de cualquier objeto, sin causar daño a los originales.

 

Además, ha agregado la directora del museo, su producción coincidió con el "horror" ante los objetos de fabricación industrial y "entusiasmo" con el arte decorativo de la joven sociedad del capitalismo urbano, "ansiosa" por "embellecer" su propia vida.

 

En el ámbito artístico, el siglo XIX estuvo tan "ávido" de "belleza y elegancia" como "huérfano" de ideas propias, de ahí su tendencia a refugiarse en el pasado en una "febril" búsqueda de inspiración. Por eso, los facsímiles clásicos permanecen asociados a aquel pasado al que "imitan" pero al que "nunca" pertenecieron.

 

De este modo, se tejió una alianza entre el arte y la industria que permitió a los ciudadanos de a pie disfrutar, tanto en los museos como en sus propios hogares, de estos objetos decorativos, antes solo al alcance de las "élites", ha concluido Bolaños.

 

APERTURA ESPECIAL EN EL PUENTE DE DICIEMBRE

 

'Tesoros eléctricos' permanecerá abierta al público en horario de 11.00 a 14.00 horas y de 16.30 a 19.30 horas y los domingos en horario de 11.00 a 14.00 horas.

 

Asimismo, el miércoles, 6 de diciembre, el museo abrirá de forma especial y gratuita también en horario de 11.00 a 14.00 horas. Lo mismo ocurrirá el viernes, 8 de diciembre, cuando el museo abrirá de nuevo sus puertas de 11.00 a 14.00 horas y de 16.30 a 19.30 horas.