La ambición del vallisoletano Iván 'Pistu' en la selección UEFA de Castilla y León

Pistu, atento a las instrucciones en un entrenamiento. FCyLF

El combinado autonómico, con el central del Zamora, ya está en Bulgaria para jugar la fase intermedia de la X Copa de Regiones.

La selección de Castilla y León afronta desde este jueves la fase intermedia de la X Copa de Regiones UEFA en Bulgaria. Hasta allí ha viajado la expedición encabezada por los ténicos Mario Sánchez y Óscar Crego, que se han llevado con ellos a cinco vallisoletanos.

 

Así, Alberto Mato y Alberto Rodríguez, jugadores del Atlético Tordesillas; Pistu y Adrián Pérez, del Zamora; y Alberto Martínez, del Cristo Atlético, llevarán el nombre de Castilla y León, en general, y el de Valladolid, en particular, por Europa.

 

Uno de ellos es el segundo más pequeño de una selección veterana. Se trata de Iván Jorge Vegas (Valladolid, 1997), conocido como Pistu, que se formó en las categorías inferiores del Real Valladolid y, tras acabar su etapa juvenil, salió de la entidad blanquivioleta para recalar en el Zamora de Tercera División.

 

El central se define "ambicioso" y ha visto recompensado su buen inicio de temporada con el conjunto rojiblanco. "Es un premio merecido por el trabajo", afirmó a este periódico antes de partir hacia Bulgaria. Su compañero de equipo Rely Cabral le ha quitado el 'título' del más joven del combinado regional, que se caracteriza por jugadores experimentados, entre los que Pistu destaca, entre otros, a "Manu Arias, Mato, Jesús y Ayrton". Por ello, pretende "ser una esponja" para aprender todo lo posible en esta aventura.

 

"Vengo a aportar lo que el míster crea conveniente, a trabajar y a ser uno más", dijo. No teme quedarse sin minutos, porque consideró que si está ahí es por algo. Sí que cree que su pasado por las categorías inferiores ha tenido algo que ver en su convocatoria con la absoluta. "Todo ayuda. Me conocen desde la sub-12 y saben lo que puedo dar", apuntó.

 

Afirma que esta selección es "un equipo muy bueno, con mucha calidad e ilusión". Viajaron a Bulgaria, adonde han llegado en la mañana de este miércoles, con el objetivo de "pasar a la final", a la que solo accede el primero de esta fase intermedia. En ella se medirán a un combinado local, a otro de Bosnia-Herzegovina y a San Marino.

 

COMO PROFESIONALES

 

La carga de partidos -tres en cinco días- será grande para unos jugadores amateur que no están acostumbrados a esta experiencia "profesional". Pero a Pistu no le preocupa esto, ya que destacó el trabajo de la Federación y del cuerpo técnico con "la alimentación" y "los tratamientos". Todo ello ha sido muy importante en la concentración previa en Los Ángeles de San Rafael (Segovia), la cual cree que les ayudará para "llegar en las mejores condiciones posibles".

 

El vallisoletano afirmó que se encuentra "al 100%" y "con confianza". "Si juego, lo voy a hacer bien", sentenció. Está preparado para ayudar, "ya sea dentro o fuera del campo". De momento, su adaptación ha resultado positiva. "Es un grupo súper unido. Me han aceptado de una forma espectacular. Cualquiera puede hacer una broma a otro, pero también sabemos cuándo hay que trabajar", explicó.

 

Al tratarse de un fútbol no profesional -todos sus jugadores pertenecen a equipos de Tercera-, los integrantes han tenido que hacer malabares para poder acudir a la cita de Bulgaria. "Los que trabajan han cogido vacaciones o días sueltos que les quedaban", comentó. Él, que se encuentra cursando segundo de Enfermería, ha tenido que "cambiar prácticas". "Es un esfuerzo, pero no hay problema porque es una experiencia única. Vivimos esta semana y media dentro del fútbol profesional", expresó.

 

No le ha faltado apoyo de sus seres queridos, puesto que son conscientes de la oportunidad. "Mis padres están contentos. La mayoría de la gente me ha dicho que disfrute y aprenda", señaló. Porque, además de llevársela en el neceser, Pistu tiene la esponja dentro de su cuerpo para seguir creciendo.

Noticias relacionadas