La AECC de Valladolid retoma el lunes la actividad en su sede

Se reabre con un "riguroso" protocolo de seguridad. Los servicios de información, atención psicológica y social pasarán, progresivamente, a ser presenciales, manteniendo la opción telemática.

La Asociación Española Contra el Cáncer reabre este lunes, 15 de junio, su sede en Valladolid (Claudio Moyano, 26-bajo), con un "riguroso" protocolo de seguridad a fin de garantizar la seguridad frente al COVID-19.

 

La asociación ha mantenido sus servicios telemáticamente desde que se decretara el estado de alarma el pasado 14 de marzo.

 

Para frenar la propagación de posibles contagios por COVID-19, la entidad mantendrá un aforo máximo de 15 personas y ha implantado en todas sus instalaciones un riguroso protocolo de seguridad que abarca la prevención, desinfección y actuación.

 

Tanto los profesionales como las personas que acudan a la AECC Valladolid deberán mantener una distancia de seguridad de dos metros y usar obligatoriamente mascarilla durante su estancia en el interior del espacio. Los servicios de información, atención psicológica y social pasarán, progresivamente, a ser presenciales, manteniendo la opción telemática.

 

La AECC priorizará, en todo momento, la seguridad del paciente, persona vulnerable, con el objetivo de evitar cualquier situación de riesgo.

 

El préstamo de material ortoprotésico y el poder hacer uso del piso de acogida se mantiene activo.

 

Por el momento, la recepción de donaciones de pelo se mantiene paralizada con la previsión de poder recuperarla próximamente. Se recomienda guardar el cabello destinado a ser donado atado, seco y envuelto en papel para poder entregarlo en cuanto sea posible.

 

REACTIVACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN

 

Asimismo, se ha reactivado el pasado 1 de junio la investigación oncológica sobre mejoras en la eficiencia de la resonancia magnética con inteligencia artificial para el estudio del cáncer.

 

Un trabajo que desarrolla Elisa Moya, receptora de la Ayuda Predoctoral AECC Valladolid 2019 por una cuantía de 84.000 euros, distribuidos en cuatro años.

 

En el diagnóstico mediante resonancia magnética el radiólogo examina visualmente las imágenes. Esto puede provocar problemas de subjetividad.

 

Para evitarlo, surge la imagen de resonancia magnética cuantitativa con parámetros objetivos que describen el estado de los tejidos biológicos. Estos parámetros han resultado ser excelentes indicadores del estado, evolución y respuesta al tratamiento de los tumores.

 

El inconveniente es la larga duración de las pruebas necesarias para poder obtener estos parámetros Este hecho limita su utilización actual en los hospitales, ya que implicaría una pérdida de eficiencia, así como importantes molestias para los pacientes.

 

El objetivo de este proyecto es obtener estos parámetros a partir de imágenes obtenidas con pruebas comunes de resonancia magnética, con el uso de nuevas técnicas de inteligencia artificial.

 

Elisa Moya cuenta con un Grado en Ingeniería de Tecnologías Específicas de Telecomunicación por la Universidad de Valladolid y un Máster en Ingeniería de Telecomunicación por la Universidad de Valladolid.

 

Actualmente, es estudiante de doctorado en el programa de Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones de la Escuela de Doctorado de la Universidad de Valladolid. Desarrolla su tesis en el Laboratorio de Procesado de Imagen.

 

Sus intereses investigadores están relacionados con el procesado de imagen médica (resonancia magnética) utilizando inteligencia artificial.

 

Noticias relacionadas

Comentarios

gracias x vuestra labor 12/06/2020 10:09 #1
gracias x vuestra labor, mucha suerte en la nueva sede!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: