Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

La Acera Recoletos, imán para las franquicias en Valladolid

Sede de estas dos franquicias (TGB y KFC). JAVIER ALONSO

El paraíso para los amantes de las hamburguesas y pizzas de la ciudad.

¿Es más rentable una franquicia o un negocio propio? Muchos emprendedores se hacen esa pregunta cuando están buscando una opción de inversión. En la Acera Recoletos conviven, de manera estable, estas dos ideas de negocio durante los últimos años.

 

Recientemente, Kentucky Fried Chicken (KFC), empresa especializada en pollo frito, ha abierto su segunda franquicia en la ciudad, uniéndose a otras 3 conocidas marcas de comida rápida en esta céntrica vía vallisoletana. La calle ya contaba con un Burger King, un The Good Burger (TGB) y un Papa John´s convirtiéndose, así,  en el paraíso para los amantes de las hamburguesas y pizzas de la ciudad.

 

Los bares y restaurantes de alrededor coinciden en que el impacto de estas 4 marcas ha reducido “mínimamente” su clientela. “Hemos notado, cada vez más, que las  personas jóvenes barruntan esta calle para consumir en estos locales de comida rápida”. “Ese no es nuestro público, apenas hemos notado un cambio en las ventas”, aseguraba el gerente de un restaurante de esta misma calle. No todas las estaciones del año tienen la misma afluencia de gente a los locales “en invierno sí que hemos notado un descenso de público en el bar, mientras que veías estos puestos de comida rápida y seguían llenos”, afirmaba.

 

 

Estas cuatro franquicias son imanes para el público juvenil, “los fines de semana hay verdaderas aglomeraciones de niños en torno a estos locales”, comentaba un vecino de la zona. “Los viernes y sábados noche se hace verdaderamente difícil conciliar el sueño. A los gritos y la música alta se le suman el olor que estas franquicias generan, y, en noches calurosas como estas, es complicado dormirte a una hora razonable”, aseguraba.

 

Por parte de estas franquicias aseguraban, a este periódico, que la convivencia es “buena” y la competencia “sana”. Paradójico o no, estas franquicias no solo están localizadas en la misma calle, sino que también ubicadas puerta con puerta como es el caso del KFC y TGB.

 

Esta calle ha logrado que dos públicos claramente diferenciados, el juvenil y adulto, cohabiten en el mismo espacio y tiempo. ‘Cada uno hace la guerra por su cuenta’ es una de las expresiones más sonadas y utilizadas en la boca de los españoles y, es que, según nos comentaba el dueño de un bar cercano “cada uno juega a lo suyo”.

Comentarios

Pues eso 12/07/2019 11:12 #1
A mi me parece bien que abran estas franquicias, porque por una parte se genera algo de empleo, aunque más bien precario, y se activa la economía y aumenta la variedad gastronómica en la ciudad. Además se da vida a esa calle, aunque no debería ser a cualquier precio, pues en este sentido lo peor, es que son los niñatos los que en fin de semana suelen dejar los alrededores hechos un asco. Y la presencia de estos genera ruidos, y más cosas. Más presencia policial haría falta. Esperar que no lleguen más franquicias a la misma calle, que aún quedan locales vacíos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: