La 52 edición de la Feria del Libro de Valladolid echa a andar con el objetivo de incrementar "un 5%" las ventas
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

La 52 edición de la Feria del Libro de Valladolid echa a andar con el objetivo de incrementar "un 5%" las ventas

El sector atraviesa un buen momento según los libreros y piden que haya "buen tiempo y mucho público".

Nuevo evento en la Plaza Mayor de Valladolid. La 52 edición de la Feria del Libro de Valladolid echa a andar en un fin de semana que se espera con temperaturas veraniegas, y recorrerá su camino durante una primera semana de junio que se prevé con buen clima.

 

Este "gran festival de la literatura" como lo ha definido la concejala de Cultura, Ana Redondo, cuenta con 51 expositores, de los cuales 25 son librerías de la ciudad, pretende ser la "feria de Castilla y León, y después de lo ocurrido en Salamanaca, creo que nos refuerza como el centro neurálgico de la literatura y de la cultura del libro", un reconocimiento que Valladolid "se ha trabajado".

 

Aunque las casetas de venta ya están abiertas, los actos comienzan esta tarde con el pregón de Nativel Preciado, una "pregonera fantástica" que hará "una loa al libro, a la lectura y a la necesidad de seguir leyendo a pesar de las nuevas tecnologías".

 

Además, en esta ocasión el evento cuenta con Francia como país invitado, con una exposición "donde la ilustración y el modelo francés se van a revisar y servirá para estrechar lazos con el país vecino"

 

MOMENTO "POSITIVO" DEL SECTOR

 

Todo ello en un momento "positivo" para el sector, según ha señalado el presidente del Gremio de Libreros, Miguel Ángel Hernández, que se marca como objetivo que "acompañe el buen tiempo y superar las ventas del año pasado". "Cada vez somo más librerías, hay establecimientos que quieren venir y no han podido".

 

Respecto a las ventas, Hernández apunta que han sufrido unos años donde el público se había "ido a la lectura digital pero han vuelto al papel, porque el libro es el libro". La intención de Hernández es aumentar las ventas en "un 5% o un 10%" como objetivo, para compensar los días de lluvia del año pasado, en los que "la gente quería venir pero no podía".