Kia Rio: urbano con aires de compacto

La cuarta generación del utilitario coreano llegará a los concesionarios españoles durante el segundo trimestre de 2017. Su versión más económica costará 10.909 euros.

El nuevo Rio es un modelo muy importante para Kia. De hecho, la marca con sede en Seúl ha vendido casi 450.000 unidades en 2016, lo que supone un 15% de las ventas totales anuales de Kia. 

 

Kia ha querido que el Río sea más grande, algo que no siempre es bueno. En cualquier caso, la carrocería es 15 mm más larga y 5 mm más ancha. Esta ganancia en tamaño ha permitido que el maletero ofrezca un volumen superior, concretamente 37 litros más que su predecesor (325 litros).

 

El habitáculo ofrece mayor habitabilidad y mejores cualidades prácticas. Buena prueba de ello son los espacios de almacenamiento, que están repartidos por todo el interior. Por ejemplo, hay huecos para botellas en cada puerta (caben envases de 1,5 l en las delanteras y de 0,5 l en las traseras) y dos grandes portabebidas en la parte delantera.

 

El diseño del salpicadero cambia por completo, y ahora muestra una clara orientación hacia el conductor. Entre las principales novedades, destaca una pantalla táctil de alta resolución y una disposición más ergonómica de todos los mandos. Además, el Kia Rio es el primer coche del segmento B con tomas USB tanto en la parte delantera como en la trasera del habitáculo. Con ellos, los usuarios podrán conectar físicamente un dispositivo móvil al sistema de infoentretenimiento del Rio o recargar las baterías durante la marcha.

 

La oferta mecánica está compuesta por cuatro propulsores: dos de gasolina (1.2 CVVT de 84 y 1.0 T-GDi de 100 CV) y una diésel con dos niveles de potencia (1.4 CRDi de 77 y 90 CV). Los motores de gasolina de 1,25 l y T-GDI de 100 CV se pueden asociar a una caja de cambios manual de cinco velocidades. Por su parte, las versiones diésel hacen lo propio con una caja de seis relaciones.

 

Ahora, gracias a un depósito de carburante de mayor capacidad que alcanza los 45 litros, todos las versiones ofrecen una autonomía extra de 34 a 58 kilómetros.

 

Kia ha realizado profundas modificaciones en el bastidor para mejorar la estabilidad a altas velocidades. Además, también se ha prestado especial atención a la mejora del aislamiento del habitáculo. Para ello, se han incorporado nuevos materiales insonorizantes para reducir el ruido generado por el motor.

 

El equipamiento del nuevo Rio está disponible, según versiones, con luces y limpiaparabrisas automáticos, control de Crucero (Automatic Cruise Control ACC), limitador de velocidad, ayuda al aparcamiento con cámara trasera, seis airbags y anclajes Isofix para sillas de niño en los asientos delantero del pasajero y los traseros.

 

Toda la gama se comercializa de serie con una garantía exclusiva de la compañía de 7 años o 150.000 kilómetros.