Kia Rio 1.0 T-GDI: un valor seguro

Nos pusimos al volante de la cuarta generación del Kia Rio, el modelo urbano de la marca coreana.

Kia es una de las marcas que más está avanzando en los últimos años. Buena prueba de ello es la última versión del Kia Rio, que hace acto de presencia en un segmento muy competido. En este escenario, el Rio se sitúa entre las mejores opciones de la categoría, gracias a su amplitud interior, cualidades prácticas, posibilidades de equipamiento y calidad de fabricación.

 

La habitabilidad interior ha sido mejorada gracias al aumento de las dimensiones de la carrocería. En conjunto, es 15 mm más largo que su predecesor (ahora 4.065 mm) y tiene 5 mm menos de altura (hasta 1.450 mm). Este plus de tamaño ha permitido que el espacio para las piernas crezca hasta los 1.120 mm delante y 770 mm detrás, mientras que el espacio para hombros es mayor que en la mayoría de los coches de su clase: 1.375 mm delante y 1.355 detrás.

 

El volumen del maletero, que es de 325 litros, es 37 litros mayor que el de su predecesor. Esta nueva cifra logra posicionar al nuevo Río entre los mejores de su segmento. Además, ahora dispone de un suelo del maletero de dos niveles, que permite cambiar la altura desde el suelo del maletero para alojar objetos debajo del mismo y mantenerlos fuera de la vista.

 

Todos los materiales del interior son rígidos, aunque están muy bien ensamblados y transmiten buenas sensaciones al tacto y a la vista. El salpicadero está ahora orientado hacia el conductor. En el centro hay un nuevo sistema de infoentretenimiento “flotante” con una pantalla táctil de alta resolución de 5,0 pulgadas. Debajo de esta pantalla, se ubican los diferentes mandos que nos permiten manejar el sistema de climatización. Nuevamente, Kia demuestra que es una de los fabricantes que más cuida la ergonomía y la disposición de todos los mandos de control.

 

Su pequeño motor de tres cilindros y 1.0 litros rinde a la perfección, siendo una de las mejores mecánicas de su categoría en cuanto a funcionamiento y refinamiento se refiere. Sus 100 CV se consiguen a 4.500 rpm, y su par máximo, que es de 172 Nm, se consigue entre las 1.500 y las 4.000 rpm.

 

Esta motorización está acoplada a un cambio manual de cinco velocidades, que también funciona con suavidad y, además, se puede utilizar sin apenas esfuerzo. Sus desarrollos están bien escalonados y son los adecuados para conseguir ese balance perfecto entre prestaciones y consumo. Precisamente, si nos centramos en el consumo de carburante, el Rio aprueba con nota. Según nuestras mediciones, puede llegar a consumir unos 7,5 l/100 km en ciudad circulando a un ritmo alegre. En carretera, siendo estrictos con los límites de velocidad, la media se puede situar sobre los 5,6 l/100 km.

 

Si comparamos al nuevo Rio con sus más directos rivales, el urbano coreano sobresale por la calidad que transmite plataforma, que nos regala una calidad de rodadura equivalente a segmentos superiores. La suavidad de la suspensión permite que disfrutemos de una conducción muy confortable, que no perjudica en ningún caso su estabilidad. En este apartado, el Rio es un coche muy fácil de conducir en todo tipo de condiciones y, además, reacciona perfectamente ante una situación extrema.

 

El nuevo Rio ya está disponible en todos los concesionarios españoles con un equipamiento que incluye elementos como el sistema de acceso y arranque sin llave, sensores de luz y lluvia, Control de Crucero (Automatic Cruise Control ACC), limitador de velocidad, seis airbags y anclajes Isofix para sillas de niño en los asientos delantero del pasajero y los traseros, ayuda al aparcamiento trasero con cámara y una garantía de 7 años o 150.000 kilómetros.