Tribuna mini Saltar publicidad
Af banners las tinajas 800x800px file

Junta y Museo de Escultura trabajan en la restauración del retablo de la Epifanía de Berruguete para primavera

Los trabajos comenzaron el verano pasado con el objetivo de la correcta conservación del retablo para garantizar su estabilidad y perdurabilidad en el tiempo 

La Consejería de Cultura y Turismo y el Museo Nacional de Escultura colaboran en la restauración del retablo de la Epifanía de Berruguete ubicado en la iglesia de Santiago de Valladolid a través de una intervención que asciende a casi 100.000 y que se prevé concluir en torno al mes de mayo de 2020.

 

El Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Castilla y León, ubicado en Simancas, supervisa los trabajos de restauración y consolidación del retablo de la Epifanía, obra de Berruguete.

 

En concreto, los trabajos comenzaron el verano pasado con el objetivo de la correcta conservación del retablo para garantizar su estabilidad y perdurabilidad en el tiempo, así como la recuperación de sus valores estéticos y artísticos.

 

Para ello, se realiza el desmontaje del retablo, adecuación del testero y solería de la capilla, trabajos de carpintería de restauración y consolidación estructural, tratamientos de asentado de aparejos y policromías, así como limpieza, reintegración cromática y montaje del retablo con la reubicación de las esculturas en el mismo.

 

En estos momentos, una vez desmontado el retablo, se avanza en la consolidación estructural y limpieza de los dorados y policromía, para recuperar así su cromatismo real, que se encontraba muy distorsionado por el oscuro estrato de suciedad y barnices oxidados presentes al inicio de los trabajos de restauración.

 

La Consejería de Cultura y Turismo acomete la restauración de la arquitectura del retablo, así como la realización de todos los estudios, análisis y caracterización de materiales que lo conforman, por un importe de casi 100.000 euros.

 

La intervención se lleva a cabo con la colaboración del Museo Nacional de Escultura y la Parroquia de Santiago, según ha informado la Consejería en un comunicado recogido por Europa Press.

 

En concreto, la pinacoteca, que ha realizado los trabajos de restauración de los grupos escultóricos, llevará a cabo, antes de la finalización de la restauración de la totalidad del retablo, que está prevista en el mes de mayo de 2020, diferentes muestras donde se podrá contemplar el resultado de los trabajos.

 

Otra de las colaboraciones con las que cuenta esta intervención es la de la Unidad de Gestión de Riesgos y Emergencias de Patrimonio Cultural de Castilla y León (UGRECYL), a través de la Unidad Militar de Urgencias (UME), cuya participación ha sido "fundamental" en el momento del desmontaje del retablo.

 

Así, se ha podido conocer la técnica constructiva de este tipo de retablos y cómo se realiza su desmontaje con las mayores garantías de conservación de sus diferentes elementos.

 

BERRUGUETE

 

Además, esta intervención permitirá ahondar y profundizar en el conocimiento de las técnicas artísticas y constructivas utilizadas por Berruguete en la realización de sus retablos y esculturas.

 

Durante el desarrollo de los trabajos, se han realizado labores de difusión y divulgación entre las instituciones colaboradoras, tanto de la figura y obra de este artista del Renacimiento español como de los estudios y trabajos de restauración propiamente dichos.

 

Asimismo, se da la circunstancia de que este retablo de Berruguete es el único de la provincia de Valladolid que se conserva 'in situ', ya que los otros dos, uno procedente de la iglesia del monasterio de San Benito y el otro del monasterio La Mejorada, actualmente forman parte de la colección del Museo Nacional de Escultura.

 

La hechura del retablo de la Epifanía de la parroquia de Santiago está documentada por el encargo realizado en 1537 a Alonso de Berruguete por el banquero Don Diego de la Haya y su esposa Doña Catalina Barquete.

 

El discurso iconográfico del retablo representa la Encarnación, el Nacimiento y la Adoración de los Reyes Magos al Niño Jesús. En la predela están representados, arrodillados en actitud orante, los donantes del retablo, que son presentados al Salvador por San Juan Bautista y San Juan Evangelista.