Juicio desde este lunes en Valladolid contra los seis presuntos traficantes de la 'Operación Racimo'

La desarticulación se produjo el 2 de abril de 2014 para esta banda dedicada al tráfico y venta de sustancias estupefacientes como speed, éxtasis y MDMA.

La Audiencia de Valladolid celebra desde este lunes, 26 de enero, juicio contra seis personas, entre ellas el propietario de un taller de coches de La Cistérniga, que fueron detenidas en 2014 en el marco de la 'Operación Racimo' acusadas de integrar un grupo criminal dedicado al tráfico de drogas y que se enfrentan a un conjunto de penas que suman cuarenta y tres años y medio de prisión.

 

El juicio, en la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia de Valladolid y que se prolongará hasta el día 29, sentará en el banquillo al principal imputado, Rubén A.G, jefe del taller de reparación de coches 'RCM', sito en el Polígono Industrial de La Mora de La Cistérniga, quien se expone a una posible condena de nueve años y medio, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

La desarticulación de la presunta organización criminal se produjo el 2 de abril de 2014 como consecuencia de las pesquisas emprendidas por el Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Valladolid, que, apoyada en escuchas telefónicas y vigilancias, llegó a la conclusión de que los seis detenidos integraban una red dedicada al tráfico y venta de sustancias estupefacientes (speed, éxtasis y MDMA).

 

Según las pesquisas, el centro neurálgico del grupo era el citado taller mecánico que dirigía Rubén A.G. en el Polígono de La Mora, en Las Cistérniga, y que contaba además con otras dos naves situadas en las inmediaciones y que, presuntamente, eran destinadas a almacenar la mercancía.

 

La acusación pública, apoyada en las investigaciones de la policía, sostiene que la organización la encabezaban Rubén A.G. y Miguel Ángel G.A, contratado por el primero en funciones de administrativo en el taller y que, junto con su jefe, eran los encargados de supervisar y organizar las operaciones de compra-venta de droga, labor en la que contaban, supuestamente, con la colaboración César R.N, a quien el segundo de los anteriores cedió incluso el negocio ilícito cuando ingresó en prisión.

 

"MACHACAS"

 

El escalafón lo completarían Rodrigo F.Q. (alias 'Roda') y Francisco Javier S.B, ambos en tareas de "machaca", es decir, de protección y contravigilancia en los alrededores del taller y las naves para detectar la posible presencia de la policía pero igualmente en funciones de distribución y entrega de sustancias, siempre según el criterio de la acusación pública.

 

La investigación se tradujo el día 1 de abril de 2014 en la detención de César R.N. y derivó en la práctica, al día siguiente, de registros en los domicilios de éste, sito en Tordesillas, y de Rubén A.G, en Tudela de Duero, y en las tres naves del Polígono de La Mora.

 

En tales registros la policía se incautó de 190 gramos de cocaína y diferentes cantidades de speed, MDMA y heroína, así como de gran cantidad de sustancia de corte y objetos para la elaboración, pesaje y su posterior distribución.

 

Junto a ello, los agentes actuantes ocuparon distintas armas de fuego y de aire comprimido, entre ellas un fusil de calibre 22 mm, dos escopetas y un revólver, junto con diferentes tipos de munición tres armas blancas y 25 terminales de telefonía móvil.

 

El taller y su propietario fueron vinculados entonces con la posible manipulación de vehículos para construir habitáculos para el transporte de ciertas cantidades de droga u otros objetos pequeños, detectada en otra operación policial en la que se desarticuló por parte de este Grupo de Estupefacientes de Valladolid un laboratorio de fabricación de heroína en la localidad de Fuensaldaña, en la que se intervinieron 20 kilos de esta sustancia y otros tantos de morfina, entre otros efectos.