Jugadores Rehabilitados de Valladolid critican que la Junta no les haya consultado la nueva Ley del Juego

Foto: casinoroxy.es

La Asociación de Jugadores Patológicos Rehabilitados de Valladolid (Ajupareva) ha solicitado alegaciones a la furura ley. 

La Asociación de Jugadores Patológicos Rehabilitados de Valladolid (Ajupareva) ha criticado que la Junta de Castilla y León no haya consultado la opinión de las asociaciones que ayudan a las familias afectadas por la adicción al juego antes de proponer la nueva ley de juego y ha solicitado la modificación de la norma.

 

Por esta razón, el presidente de Ajupareva, Ángel Aranzana Haro ha decidido presentar alegaciones a la futura ley, según ha indicado la propia asociación a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

En este sentido, ha Ajupareva recordado que en Castilla y León en la actualidad, un total de 1.200 personas recibe ayuda por parte de las asociaciones de ayuda, 1.200 familias que han visto cómo la Junta les ha dejado "en el olvido" y que luchan día a día para recuperar a su familiar enfermo.

 

Como colectivo directamente interesado en la norma, Ajuoareva ha alegado la "incontestable necesidad" de que en todos los establecimientos dedicados al juego haya un control donde se compruebe la identidad y edad del usuario, su inclusión o no el listado de prohibidos y se registre su asistencia, un sistema que se aplica en bingos y casinos.

 

Asimismo, ha solicitado a la Junta que regule el acceso a los locales de juego de una forma "estricta" para vetar el acceso tanto a menores como a jugadores prohibidos.

 

Del mismo modo, la asociación ha recordado tanto la aprobación de una proposición no de Ley en el Parlamento Regional, como un informe del Procurador del Común que requería a la Administración para que estableciera un control de acceso y registro a todos los locales de juego "sin excepción".

 

Por último, la asociación ha rechazo cualquier iniciativa que suponga "maquillar" el mandato legal para no resolver una demanda social que solicita la necesidad de un verdadero control de acceso para todos los establecimientos especializados de juego y no mediante sistemas de control alternativo que pueden ser "fácilmente burlados", como ocurre en la actualidad en otras comunidades.

Por ello, Aranzana ha solicitado que se tengan en cuenta sus alegaciones para que las observaciones y apreciaciones y se modifique la norma del Reglamento regulador de las máquinas de juego y de los Salones de Juego en Castilla y León.