Juan Villar espera jugar en Primera División con el Real Valladolid

Juan Villar celebra su gol ante el Rayo Vallecano. A. MINGUEZA

El blanquivioleta, que termina contrato en junio, reconoció que sigue con el sueño de llegar a la máxima categoría y estaría "súper encantado" de hacerlo con el Pucela.

El futuro de Juan Villar sigue siendo uno de los temas más activos en la actualidad del Real Valladolid. Tras finalizar el mercado de invierno, en el que podría haber salido si hubiera llegado una oferta suculosa, el onubense es una de las perlas que terminan contrato el próximo mes de junio.

 

Desde el pasado 1 de enero puede negociar con cualquier equipo, pero este jueves afirmó en rueda de prensa que "la primera opción es hablar con el Valladolid". "No sé cuándo saldrá, cómo se hará, ni nada. Son cosas de mi representante y el club. Por el sueño que siempre he luchado es por jugar en Primera División y lo voy a seguir luchando. Esperemos que sea aquí, que sería lo suyo y estaría súper encantado", explicó.

 

Aseguró que ahora mismo está "tranquilo" y que "no se ha vuelto a hablar nada". "Lo que tenga que venir, vendrá y se hablará con quien se tenga que negociar", comentó. El sueño de jugar en la máxima categoría está ahí, pero tampoco se 'regalará'. "Depende de lo que venga de Primera y de las circunstancias en las que estemos aquí. Se hará lo mejor para mí", aclaró.

 

En enero también hubo ruido, aunque no tanto como en otras ocasiones. Pese a ello, acusó el revuelo, como en anteriores ocasiones. "Te tiene que influir porque son muchas cosas. En cada mercado ha salido algo de que me iba, de que tenía alguna oferta... Lo he intentado llevar lo mejor posible y ayudando lo máximo posible al equipo. Hay momento en los que estás en casa y piensas, pero sabía lo que tenía que hacer y lo que me pedía el míster. Las negociaciones las tenía en segundo plano", dijo.

 

EN UN BUEN MOMENTO

 

Aunque eso ya pasó y solo piensa en el presente, sigue dándole vueltas al pasado por otro asunto: la amarilla que vio frente al Rayo Vallecano. "Me jodió un poquito la tarjeta porque me encontraba muy bien físicamente", admitió.

 

Esa amonestación le dejó fuera del encuentro ante el Girona, del que dijo que el Real Valladolid mereció "mucho más" en la segunda parte. Pero finalmente se marchó de vacío "por circunstancias""Ya nos han pasado en más de un partido, que no nos llevamos ningún punto", añadió. Por ello, consideró que deben "intentar corregir los aspectos y seguir mejorando""Este es el camino correcto", afirmó.

 

Pero ahora vuelve para seguir aportando. Atrás quedó el tiempo de "uno o dos meses" en los que no estuvo "al 100%", "como tenía que estar". "Me encuentro muy a gusto donde estoy jugando. Cada posición te requiere un tipo de cosas. Las ocasiones, los goles y el trabajo van a llegar", explicó.

Noticias relacionadas