Juan Brieva, la mente brillante vallisoletana, al mundial de los matemáticos

El alumno del IES Antonio Tovar participará en la Olimpiada Internacional de Matemáticas que concentrará a 600 'cerebritos' de todo el mundo. 

El alumno Juan Brieva. IES ANTONIO TOVAR

“Un verdadero orgullo para el centro”, con estas palabras agradece Cristina Cimas, directora del IES Antonio Tovar de Valladolid, el mérito del alumno de primero de bachillerato Juan Brieva. El trabajo y esfuerzo han premiado a este joven estudiante a competir contra las 600 mentes más brillantes del mundo, menores de 19 años, en la 60ª edición de la Olimpiada Internacional de Matemáticas. Brieva lleva desde la ESO participando en concursos de esta índole. Un verdadero ‘cerebrito’ de la materia que, tras conseguir la medalla de oro en la Olimpiada Matemática Española, junto a otros cinco alumnos del resto del país, competirá a nivel internacional como único representante tanto de Valladolid como de Castilla y León.  Alumno de primaria en el CEIP Margarita salas, y ahora estudiante del IES Antonio Tovar, Brieva es un ejemplo más del buen funcionamiento de la educación pública en España.

 

 

PREGUNTA -  ¿Qué se siente al ser uno de los seis mejores matemáticos de España de su edad y competir contra los mejores del mundo?

RESPUESTA - No me lo podía creer. Los que estamos un poco en el mundillo de las matemáticas y las competiciones, sabemos que las olimpiadas internacionales son como el mundial para las futbolistas. De estas olimpiadas han salido grandes matemáticos y gente muy importante que ha llegado a conseguir la Medalla Fields, una especie de nobel matemático. Ir allí y pensar que voy a estar compitiendo con gente que algún día llegue a esos niveles es bastante surrealista y yo, la verdad, no me lo termino de creer.

 

P.- ¿Cómo va a preparar la Olimpiada?

R.- Haciendo problemas. Estas cosas se hacen así, practicando. Aunque cada problema sea único, sí que vas viendo alguna manera de cómo afrontarlos. También puedes mirar teoremas y resultados, pero si te lo aprendes así no vas a encontrar una forma de aplicarlo.

 

P.- La Fase Nacional son dos pruebas de cuatro horas y media, ¿se le hizo sencillo o pesado?

R.- Al final esas pruebas no se suelen hacer largas porque los problemas son tan amplios que estas todo el rato haciendo cosas y cuando terminas parece que te faltaba tiempo.

 

P.- ¿Qué resultado espera obtener?

R.- Este año una medalla, que la reciben aproximadamente los 300 primeros participantes, no espero conseguir. A parte de las medallas, se da una mención de honor a todas aquellos alumnos que consigan resolver un problema completo sin errores. Siendo sinceros, este año espero conseguir una mención de honor, más como un logro personal que como algo competitivo. En algunos países, los alumnos internacionales tienen una preparación con la que no se pueden competir. Hay gente que se dedica desde lo que para nosotros es la ESO a preparar Olimpiadas. España en la historia ha tenido una medalla de oro -que se entrega a los 50 mejores participantes­-. Con una mención de honor me voy contento y ya si consigo una medalla de bronce -entre el 300 y el 150- sería buenísimo.

 

LOS GANADORES DE LA OLIMPIADA MATEMÁTICA ESPAÑOLA. OME

 

P.- ¿Qué país lleva a los mejores alumnos?

R.- Principalmente los asiáticos, como Corea del Sur, y también Estados Unidos. Tienen una preparación impresionante.

 

P.- ¿Cómo surgió su interés por las matemáticas?

R.- Me han gustado desde que era muy pequeño. Siempre ha sido una de las asignaturas que más me atraía. En general me gustaban todas las materias, pero con las matemáticas tenía un especial pique porque cuando hacía un problema acababa consiguiendo una satisfacción al resolverlo que en otros campos no me pasaba. Desde primaria se me han dado muy bien.

 

P.- ¿Tiene algún matemático de referencia?

R.- Como tal, no. Pero tengo un profesor que a mí me ha influido muchísimo, Don Francisco Bellot, que ya está jubilado y ahora toda su actividad gira entorno a las Olimpiadas Matemáticas, preparando a los alumnos y organizando competiciones. Para mí es un referente.

 

P.- Las matemáticas siempre llevan adheridas el adjetivo de “aburridas”. ¿Cómo cree que se podría fomentar más su estudio y hacerlas más divertidas?

R.- Las matemáticas escolares, las del instituto y el colegio, no dejan de ser herramientas que nos van enseñando. Y ese es el problema que veo en la educación en esta materia: siempre nos están enseñando herramientas, pero nunca para qué nos van a servir. Bien es verdad que es bastante complicado hacer problemas o juegos con unas matemáticas muy básicas. Mucha gente dice que a ellos las matemáticas en primaria les encantaban. Y luego llegan al instituto y les dejan de gustar. Para evitar eso, se podría fomentar enfrentarse a problemas como juegos e intentar resolverlos a partir de las herramientas que ya tienes adquiridas, algo que la Olimpiada Matemática pone muy bien en práctica.

 

P.- ¿Estudiará la carrera de matemáticas?

R.- Quiero hacer el doble grado de matemáticas y física, aunque tiene una nota de corte muy alta. El año pasado aquí en Valladolid fue de un 13,1. En el caso de que no me diese la nota, optaría por sólo matemáticas.