Joselillo: de luces, dos años después y ante toros de Cuadri en Huelva
Tribuna mini Saltar publicidad
800x800 file
Cyl dots mini
Poste izquierdo file

Joselillo: de luces, dos años después y ante toros de Cuadri en Huelva

El bravo torero vallisoletano tiene puestas todas sus ilusiones en esta importante cita prevista para este sábado en Cortegana, junto a Jesuli de Torrecera y Calita.

El diestro vallisoletano al inicio de un paseíllo. FOTO: Facebook Joselillo.

El 7 de octubre de 2019 el diestro vallisoletano José Miguel Pérez 'Joselillo' despedía triunfalmente la temporada en el municipio de Mojados. Ese día cortaba tres orejas y poco podía pensar entonces que no se volvería a vestir de luces hasta casi dos años después, por culpa de la pandemia.

 

Este sábado, 12 de septiembre, el bravo matador de Valladolid se plantará en la localidad onubense de Cortegana para lidiar una corrida de Cuadri, ahí es nada. Pero Joselillo desprende optimismo y no va a dejar escarpar ningún tren por duro que sea. “Tengo una mezcla de alegría, responsabilidad, por supuesto que también preocupación, pero sobre todo mucha ilusión”, dice desde el Pinar de Antequera, o como él mismo dice “mi oficina”, donde ultima su preparación en los días previos.

 

El vallisoletano se anuncia junto al veterano Jesuli de Torrecera y el mexicano Calita. “En esta zona de la sierra de Huelva tienen una feria muy torista, donde gustan del toro grande y bien presentado. Es un buen sitio para torear, con una placita preciosa, que puede tener mucha repercusión”, confía Joselillo.

 

Enfrente tendrá dos ‘tíos’ de Cuadri: “el ganadero de la tierra, que cría un toro muy especial, muy hondo, que suele permitir faenas muy cortas, pues no deja de ser santacoloma”. José Miguel ya sabe lo que es está ganadería. Hace unos años estuvo sensacional en una corrida en la localidad francesa de Ceret. Solo la espada le privó de un gran triunfo.

 

Joselillo entrena todos los días. “Hacemos físico muy fuerte para estar bien preparados y toreo de salón, para finalizar entrando a matar al carretón”. No ha dejado de hacerlo en estos dos años de inactividad, siempre acompañado por su subalterno de confianza, Rubén Sánchez. “Es mi forma de vivir en toreo”, sentencia. “Ha sido muy duro psicológicamente”, pero el vallisoletano no pierde la esperanza ni la sonrisa. Quiere cumplir sus sueños.

 

El pasado martes pudo volverse a sentir torero. Fue en Simancas, en un festival en el que estuvo muy bien ante un novillo encastado que le exigió.  Por si fuera poco, la espada le resbaló en una banderilla y el diestro sufrió un fuerte golpe. “Con la punta del pitón me aprisionó la espalda con el suelo”, recuerda el torero, que también fue pisado por el animal.

 

A pesar de los dolores, Joselillo ha seguido con su preparación de cara a su decisiva cita. “Por el momento solo pienso en el sábado”. Cuenta con resignación que algunas otras fechas han tenido que cancelarse. Lo más próximo, un festival en El Barraco, que ya tenía firmado. Un brote de Covid ha aconsejado su suspensión.

 

15 AÑOS DE ALTERNATIVA

 

Precisamente, la de 2021 es la temporada en la que José Miguel Pérez celebra su decimoquinto aniversario de alternativa. Fue en Valladolid, el 4 de septiembre de 2006 con Luguillano como padrino y Manolo Sánchez de testigo. Hace un balance “muy positivo” de esta etapa, aunque asegura que aún no ha cumplido todos los retos que tiene “en la cabeza”. “Hemos sufrido una crisis, y cuando estábamos saliendo ha venido una pandemia mundial. Pero todavía tengo mucho que decir en el toro”, se muestra convencido. Su ilusión volver a torear en Valladolid, en su tierra,la plaza que me vio nacer como torero”. “Mi última actuación fue en 2015 y salí en hombros con los vitorinos. Nadie me puede reprochar nada”.

 

Por el momento, todo su empeño está puesto en este sábado. Un triunfo podría abrirle muchas puertas y Joselillo está preparado.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Poste derecho file