José María Manzanares: ética y estética

La tarde ha resultado emocionante y ha sido JMM el causante.

Se aprende más viendo cómo se viste de torero José María Manzanares que matriculándose dos cursos en el Bachillerato de Artes del IES Delicias. Torear para JMM es construir un lugar donde poner a prueba el pensamiento, los sueños o simplemente sentirse vivo.

 

Una vez vestido con el traje de luces, Manzanares se convierte en resonancia magnética, combinando lo exterior con el interior, lo invisible con lo palpable sugiriendo al espectador que en su toreo es todo levedad. Esa misma levedad que se puede encontrar en los lieder de Schubert donde toda la música callada del toreo fluye como si flotaras en la plaza porque conoces de sobra como sortear las dificultades que presenta “el de negro”.

 

El toro, reservón, exigente, tobillero puso a prueba al maestro Manzanares que tuvo que “tirar” de firmeza y aplomo para llevarle a su terreno. Y empezó la fiesta en los tendidos. El despliegue de conocimiento, entrega y responsabilidad caló en el respetable que no le quitaba ojo. Eso sí que es jugarse el tipo porque el toro no le regaló ni una sola embestida. Pero gracias a su colocación, no le quedaba otro remedio que tragar.

 

Manzanares tiene un don que he visto con mis ojos. Tiene el don del poder causar a su paso un silencio solemne. Y les gusta poseer ese don que heredó de su padre. Un don necesario para crear un territorio mágico. “Cuando comienzo a torear  el público esta callado; eso es lo primero que quiero conseguir”

 

Sentir y hacer sentir que estás en otro mundo. Sin tener ningún pensamiento en la cabeza. Y es entonces cuando surge el milagro, el  milagro del silencio que solo se rompe  cuando la figura del torero irradia grandeza por los cuatro costados cuando da el último pase de pecho y mira a los tendidos con sonrisa de agradecimiento.

 

La tarde ha resultado emocionante y ha sido JMM el causante. Son los toreros los que producen las emociones porque la creatividad es intrínsecamente humana. La misión de la tauromaquia  es la demostrar a las claras la comprensión de la vida y de la muerte. ¿Y hay algo mejor que hacerlo viendo como torera JMM?