Jose Mari Goenaga y Aitor Arregi: "Queremos seguir siendo libres a la hora de decidir qué películas queremos hacer"

Los dos realizadores, integrantes de la productora vasca Moriarti, han recibido el galardón a Directores del Siglo XXI de la 31 Semana de Cine de Medina del Campo junto a su compañero Jon Garaño, que ha agradecido el galardón desde México

Películas como Loreak y Handia, que en los últimos Goya se alzó con 10 premios, han descubierto al gran público a la terna dorada del cine vasco, Jose Mari, Aitor Arregi y Jon Garaño, a los que la 31 Semana de Cine de Medina del Campo ha reconocido como Directores del Siglo XXI. Los dos primeros han acudido hoy domingo a la localidad vallisoletana, donde aseguran sentirse «como en casa», para recibir su Roel. Garaño lo ha agradecido desde México. Nos hace mucha ilusión que este premio sea para los tres porque nuestro sello, Moriarti, es colectivo, no individual, ha comentado Goenaga, a lo que Arregi ha añadido: Es la primera vez que nos dan un premio por nuestra trayectoria y nuestra faceta como directores, así que es muy especial para nosotros.

 

Una trayectoria que arrancó en 2001, cuando pusieron en marcha la productora, que les ha llevado en varias ocasiones a participar en el festival medinense, donde se han llevado cuatro galardones en diferentes categorías con los siete trabajos que han presentado en el certamen. Al saber que íbamos a recibir este Roel, hicimos repaso, pensamos en el camino que hemos hecho y nos dimos cuenta de que nunca nos hemos alejado del cortometraje, protagonista en esta cita, ha apuntado Goenaga. ¡Quién sabe! Igual el próximo año estamos aquí presentando un corto, ha añadido. Podría ser Mateo ren ama, cuyo rodaje acaban de concluir, con él y Arregi en la dirección.

 

Precisamente, el deseo de ver plasmadas en la gran pantalla en formato corto las ideas que rondaban su cabeza dio luz verde, después de que los tres directores se conocieran en la Escuela de Cine de Sarobe, a Moriarti, de la que forman parte otros tres socios. Lo que queríamos era sacar adelante los cortos de cada uno con el apoyo del resto, pero luego nos fue picando el gusanillo, ha explicado Goenaga, y, tras trabajar con ETB y la productora Irusoin en diferentes proyectos, decidimos dar el salto al largometraje.

 

El punto de inflexión fue el documental Lucio (2007), codirigido por Arregi y Goenaga, que también firmaron el guión, un trabajo que optó al premio Goya en su categoría. En 2010 llegaría su primer largo, 80 egunean. Tomamos la decisión de dedicar más tiempo a las películas de ficción, centrarnos en ello, situar el cine en el epicentro de la creación de la productora, ha señalado Arregi. Vendría después Loreak (2014), candidata para representar a España en los Oscar. Ambos filmes, al igual que Handia, se rodaron en euskera.

 

Nos gusta trabajar en nuestra lengua, pero al final de lo que te sirves es de los medios que te da el propio lenguaje audiovisual, por eso nosotros hemos rodado también en castellano, en inglés o en francés, según lo que pedía cada película, ha comentado Goenaga. Pero más allá del idioma, creo que lo que la gente busca es que la propia historia les cuente algo, que les llene, y ese es el cine que queremos hacer, ha corroborado Arregi. De cara al futuro, nuestra idea no es expandirnos, sino reforzar la marca Moriarti y profundizar en el modelo que hemos creado, ha añadido, seguir siendo libres a la hora de decidir qué películas queremos hacer.

 

Un modelo basado en el intercambio roles: cada uno interviene en los proyectos como guionista o como director, algo que se decide de forma natural, un espíritu de rotación que se mantiene desde los inicios de la productora. En su próximo proyecto, La trinchera infinita, por primera vez los tres juntos se situarán tras las cámaras.