Jornada clave en el conflicto de Auvasa en Valladolid con los trabajadores reunidos en asamblea

En un nuevo día de paros parciales, la plantilla de la empresa de autobuses mantiene este viernes dos reuniones para valorar la huelga y plantear nuevas acciones de protesta si no hay soluciones. 


 

La huelga de Auvasa cumple este viernes una nueva jornada con los paros parciales convocados entre las 13.00 y las 15.00 horas y de 18.00 a 20.00 horas. Pero la jornada adquiere una mayor trascendencia porque, en esa misma franja horaria, los trabajadores de la empresa de autobuses de Valladolid se reunirán en asamblea para valorar la huelga y plantear nuevas acciones de protesta si no hay una solución. 

 

"Si no  vemos movimientos, plantearemos un calendario de paros", asegura José Luis Bustelo, miembro del Comité de Auvasa y representante de CCOO en el Consejo de Administración de la empresa que habla incluso de paros "indefinidos". El intento de acercar posturas ejercido por el teniente de alcalde, Manuel Saravia, tampoco ha tenido un efecto inmediato. "No sabemos el significado que puede tener. Ha tenido un acercamiento después de las incendiarias declaraciones del alcalde, pero no las tenemos todas con nosotros", añade el representante sindical. 

 

Bustelo asegura que el conflicto viene de atrás, fechando el inicio de las discrepancias en 2015 aunque atenuado después por el proceso de transición política provocado por el cambio de gobierno en el Ayuntamiento de Valladolid. "No pedimos aumento de salarios ni nada parecido, simplemente queremos que se cumpla el acuerdo pactado y que el Ayuntamiento se saltó el 30 de noviembre cuando nos entregó el calendario".

 

 

Las reivindicaciones de los trabajadores de Auvasa se fundamentan en tres puntos: reducción de la semana laboral a cinco días de trabajo; supresión de los turnos partidos y aplicar un trío de trabajo para cada línea de autobuses que circula en Valladolid, teniendo en cuenta que un conductor estaría de mañana, otro de tarde y el tercero tendría jornada de descanso. "Dicen que esto supondría un aumento de plantilla, pero no cuentan lo que hemos ahorrado con la supresión de horas extraordinarias al tener turnos de ocho horas y media y otras modificaciones para suprimir costes", añade Bustelo.

 

El servicio municipal de autobuses cuenta con 94 líneas, pero los conductores mantienen que no se han completado tríos de trabajo para todas ellas y es la principal diferencia que separa a las partes enfrentadas. 

 

Hasta el momento, de la huelga de Auvasa no ha brotado una especial conflictividad entre los conductores y los usuarios de los autobuses de Valladolid. En la plantilla, tanto los paros como la unidad de acción está siendo muy positiva por parte de los trabajadores, según José Luis Bustelo que cifra en un 95% el seguimiento del paro el pasado lunes 9. 

 

Noticias relacionadas