Jorge Pardo: “El objetivo del músico tiene que ser hacer cada vez mejor música”

Hace una semana tuvo lugar en Valladolid el VIII Festival de Jazz de Castilla y León, donde artistas como José Luis Gutiérrez, Coda Quinteto o Modulando Big Band nos trajeron unas sesiones de jazz en estado puro y fusionado con otros estilos. 

 

Ahora, uno de los músicos que actuó allí, Jorge Pardo, nos habla sobre su experiencia con el jazz, ese estilo que atrae a muchos curiosos pero que no acaba de hacerse un hueco dentro de la música popular.

 

 

Este reconocido músico comenzó con la guitarra, pero pronto se pasó a los instrumentos de viento. Comenzó tocando en los garitos de Madrid, su ciudad natal, y poco a poco fue haciéndose un hueco en este mundillo. ‘Las Grecas’ fue su primer trabajo profesional y a partir de ahí comienza a grabar con diferentes músicos, entre ellos, Paco de Lucía o Camarón, con quien graba ‘La leyenda del tiempo’. Desde entonces, el flamenco comienza a formar parte de su música. Su último trabajo, Huellas, es un compendio de ese estilo que mezcla jazz y flamencos, donde Pardo ha tenido colaboraciones de ambos mundos.

 

Pregunta. Para alguien que nunca ha escuchado su música, ¿cómo la definiría?

 

Respuesta. No puedo definir mi estilo eso que lo definan los periodistas. Se ponen de acuerdo en decir que hago ‘flamjazz’, una mezcla de jazz y flamenco.

 

P. ¿Cómo surge la idea de fusionar estos dos estilos?

 

R. Es una concatenación de unas consecuencias. Jazz y flamenco tienen muchas similitudes, tanto técnicas, como sociológicas e incluso psicológicas. De todas maneras, no creo que existan los ‘estilos’ como tal. La música es una constante fusión de músicas anteriores con otras, sucesivamente.

 

P. Usted ha trabajado con grandes de la música, como Paco de Lucía. ¿Cómo es trabajar con artistas de esa talla?

 

R. Pues la verdad es que cuando trabajé con Paco de Lucía éramos dos chavales, así que no le veía como se le ve hoy en día, cuando tras toda su carrera, se ha magnificado. Yo le conocí al principio.

 

P. ¿Le gustaría trabajar con algún artista concreto de hoy en día?

 

R. No soy una persona caprichosa. Me encuentro a artistas de todo tipo; desconocidos, conocidos... yo produzco mi música y aprendo de ellos, que es lo que importa pero no tengo un interés especial por alguno en concreto.

 

P. ¿Cree que el jazz tiene una buena difusión en España?

 

R. A todo el arte en general le hace falta un impulsos, sería injusto promocionarlo más que a otras músicas. Las extensiones más sensibles,  quizás necesitarían algo más de atención, pero no lo consideraría como una demanda.

 

P. ¿Y el público?¿Qué acogida muestra?

 

R. Hay buen público, pero es alguien no concreto, no solo interesado en el jazz, lo puedes encontrar viendo otras cosas. Todos hacemos un poco de todo, ¿no?. Lo que sí sería necesario es que el público no tome el jazz o el flamenco como algo difícil. No hay que pensar que es difícil, disfrutas de la música y ya está. Es como cuando vas a una exposición de arte, no tienes por qué saber la composición de las pinturas para disfrutar de ella.

 

P. ¿Hay por parte de los músicos de jazz una intención de crear una música, digamos, especializada?

 

R. Hay de todo. Hay músicos que se aíslan y piensan que están por encima, pero a la gran mayoría nos gusta que la gente se acerque a esta música. Por otro lado, los circuitos comerciales, la industria del disco, suele proponer cosas más ‘digeribles’ para atraer al gran público, pero no es necesario darle las cosas tan digeridas.

 

P. ¿Qué papel juegan festivales como el VIII Festival de Jazz de Castilla y León en la difusión del jazz?

 

R. Me parece genial. Deberíamos correr el velo que separa la música popular de la más ‘elitista’. Hay que jugar con esos estilos, usar los ritmos, instrumentos... los que nos gobiernan deberían fomentar la música para que el público se acercase más a ella.

 

P. ¿Es duro hacerse un hueco en el mundo del jazz?

 

R. Es difícil, pero no creo que deba ser un objetivo. El objetivo del músico tiene que ser hacer cada vez mejor música. Si superas los retos que surgen, ya tienes medio camino hecho.

 

P. ¿El músico de jazz nace o se hace?

 

R. Hay una curiosidad en ti y a lo largo del camino te das cuenta de si vales o no. Es importante tener pasión, supongo que como en otras profesiones, como la del periodismo. Hay personas con mucha pasión.