Joaquín Díaz alerta sobre "la pérdida de mentalidades y creencias que identifican a las personas con los lugares"

El etnógrafo y flolklorista, que este sábado recibirá la Medalla de Oro de la Provincia de Valladolid, dice que la sociedad debe "reconocer y estar orgullosa de su pasado".

El músico y etnógrafo Joaquín Díaz ha alertado de "la pérdida de mentalidades y creencias" que hicieron a las personas "identificarse con determinados lugares" y ha abogado por que la sociedad "reconozca y esté orgullosa de su pasado".

  

Días antes de recibir la Medalla de Oro de la Provincia de Valladolid, Díaz ha defendido la conservación de dichos valores y se ha marcado como reto para el futuro el "convencer" a la sociedad de esta idea, al tiempo que ha considerado esta situación "más peligrosa" que una simple despoblación del medio rural, ya que, a su juicio, "la gente irá y volverá del campo", frente al riesgo irreversible de pérdida de estos valores vinculados al territorio.

  

Así se ha pronunciado Díaz en una entrevista concedida a Europa Press en la que ha repasado el cerca de medio siglo de trayectoria que atesora, a pesar de lo cual considera que aún le queda "prácticamente todo por hacer".

  

Por ello, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que aprecie "lo que tiene en su memoria". "Mi reto es convencer a las personas de que tiene sentido lo que he hecho y sigo haciendo", ha añadido.

  

En cuanto a la situación actual de la etnografía, Joaquín Díaz se ha mostrado optimista y ha defendido que esta disciplina se encuentra "mejor que antes", ya que "ahora hay más medios" y "los jóvenes tienen más formas de llegar a su pasado", si bien ha admitido que con independencia de estos recursos, "al final depende de cada uno, del reconocimiento que quiera hacer de su pasado".

 

MEDIOS "BÁSICOS"

  

En cualquier caso, ha subrayado que se trata de una disciplina que cuenta "con los medios básicos", pues "sólo con un magnetófono para preguntar a la gente ya se tiene acceso unos fondos amplísimos", por lo que ha reconocido que la situación económica no ha tenido especial impacto en una actividad que, por otro lado, "siempre" ha estado "en crisis".

  

Por lo que se refiere a la Fundación que lleva su nombre y que tiene su sede en la localidad vallisoletana de Urueña, Joaquín Díaz ha subrayado que después de "hacerlo bien tantos años", está obligada a "hacerlo bien siempre", aunque sea "con muy pocos recursos".

  

Precisamente, el etnógrafo zamorano ha destacado la mejora que Urueña ha experimentado en los últimos 30 años, no sólo a nivel cultural, dentro de lo cual ostenta el título de única Villa del Libro de España, sino también en sus actividades tradicionales, como la agricultura o el comercio, pues "ahora vive más gente allí".

  

Díaz ha ensalzado el "afán de comunicación" de "todos los que legaron su pasado" a través de la música, los grabados o los pliegos de cordel que vendían los ciegos en los pueblos de antaño, lo cual "ha hecho que lo tradicional haya llegado hasta la actualidad".

  

Precisamente estos elementos son los que se muestran en los diferentes museos que la Fundación mantiene en Urueña, si bien ha reconocido que, como músico que es, siente especial predilección por la colección de instrumentos tradicionales.

 

RECONCILIACIÓN CON EL PASADO

  

Ante la inminencia del recibimiento de la Medalla de Oro que concede la Diputación de Valladolid y que le será otorgada el próximo sábado durante la celebración del Día de la Provincia, Joaquín Díaz ha hecho un ejercicio de "revisión" de su vida que le ha permitido "reconciliarse" con su pasado.

  

Así, ha repasado su trayectoria, primero sólo como músico, y posteriormente como etnógrafo. En este sentido, ha recordado que durante la primera década de su carrera la música le permitió "recorrer medio mundo" y lograr "cierto reconocimiento internacional" que posteriormente "se moderó y asentó en la tierra" en la que vive.

  

"Tras ese reconocimiento intenso, en los 60 y 70 se consolidó una tarea más reposada, pero muy importante para ayudar a quien valora el patrimonio propio en unos tiempos en que se valoran más otras cosas más prescindibles", ha aseverado.

  

Por ello, ha considerado que esta medalla supone el reconocimiento de que su trabajo "ha servido a otros" y ha agradecido su concesión a la Diputación, con la que colabora desde 1972, periodo en el que ha conocido a diez presidentes distintos y en el que ha tenido como objetivo "servir a la provincia".

  

De esta forma, se ha confesado "muy honrado" e incluso "emocionado" por la Medalla de una provincia en la que, pese a no haber nacido, se encuentra "muy cómodo", puesto que la ha "querido y recorrido mucho".

 

HONOR "EXCESIVO"

  

Por último, ha considerado "un poco excesivo" el poder compartir pertenencia al club de galardonados con la Medalla de Oro con figuras de la talla de Miguel Delibes o Rosa Chacel, a las que ha "conocido y admirado".

  

La obra de Joaquín Díaz recoge más de medio centenar de libros publicados, alrededor de 200 artículos y ensayos, así como más de 70 discos, que culmina en la sede de la Fundación Joaquín Díaz, ubicada en Urueña.

  

La Fundación cuenta con una de las bibliotecas más completas del país sobre la cultura tradicional, con más de 16.000 títulos, junto a una fonoteca compuesta por 14.000 soportes sonoros y una mediateca que contiene un importante archivo de imágenes sobre cultura y tradiciones.

   A todo esto hay que sumarle una colección de instrumentos musicales, una de pliegos de cordel y otra de grabados de indumentaria tradicional.