Jesús Julio Carnero: “Yo entiendo la política como un servicio y no un oficio; yo no me voy a jubilar en política”

Jesús Julio Carnero es el actual secretario del PP en Valladolid. Ahora aspira a la presencidencia de esta organización, "la más votada en Valladolid y su provincia". Sus pilares son la ilusión, la responsabilidad, la renovación y la experiencia.

Jesús Julio Carnero, candidato a la presidencia del PP. A. MINGUEZA

 

Jesús Julio Carnero nació en 1964 en Aspariegos (Zamora). Es licenciado en Derecho y miembro del Cuerpo Superior de la Administración de la Junta de Castilla y León. Militante del PP desde 2003, es actual secretario del Partido Popular de Valladolid y desde 2011 presidente de la Diputación provincial de Valladolid y concejal del Ayuntamiento de Valladolid. Anteriormente fue secretario general de Fomento (2003-2011) y asesor del Secretario de Estado de Administración Territorial, del Ministerio para las Administraciones Públicas.

 

Tiene "voluntad y determinación de vencer" y asegura que el centro de su proyecto son los afiliados. Jesús Julio Carnero destaca además el compromiso "con la unidad, con la participación, con la transparencia, con la ciudad y los pueblos y el compromiso con las personas".

 

PREGUNTA: Usted ya ha expuesto sobradamente los motivos que le han llevado a presentarse a la presidencia del PP de Valladolid. Pero, ¿por qué deberían votarle a usted los afiliados y no a su oponente?

RESPUESTA: Voy a pedir el voto a mis compañeros afiliados por distintas razones: principalmente porque estamos en un tiempo nuevo que es el tiempo de los afiliados. Voy a responder a sus expectativas con ilusión, con responsabilidad, con renovación y con experiencia. Estos son los cuatro aspectos fundamentales para pedir el voto a mis compañeros con un objetivo: hacer un Partido Popular que, desde la unidad, sea fuerte y volvamos a ocupar las cotas de poder que ocupamos en el año 2011.

 

R: ¿Cuáles son las líneas más importantes de su proyecto al frente del PP de Valladolid?

P: Afronto este proyecto desde el compromiso con los afiliados, con la unidad, con la participación, con la transparencia, con la ciudad y los pueblos y el compromiso con las personas. A partir de ahí debemos construir un proyecto en el que el eje sean los afiliados, que no les llamemos solo cuando acontece un proceso electoral, sino que el afiliado participe de manera continua de la vida del propio partido.

 

P: ¿Usted considera que tener o acumular una experiencia laboral es importante a la hora de plantearse asumir una responsabilidad política tan relevante como la presidencia de un partido?

R: Es esencial. Yo entiendo la política como un servicio y no una profesión. A política hay que venir desde un oficio y hay que regresar a esa profesión. Yo no me voy a jubilar en la política, yo me voy a jubilar en mi profesión cuando corresponda. El tener una experiencia, fruto de esa relación laboral, es esencial para cualquier cargo institucional y orgánico; más si cabe como es la presidencia del Partido Popular de Valladolid, que no hay que olvidar que es la fuerza mayoritaria en nuestra provincia.

 

P: Si los afiliados le eligen ¿sería el presidente del PP el próximo candidato a la Alcaldía de Valladolid?

R: Lo que corresponde ahora es la elección de la presidencia del Partido Popular de Valladolid el 18 de mayo y el 10 de junio los afiliados estamos convocados a participar en el Congreso provincial. A partir de ahí lo que hay que hacer es echar a andar el funcionamiento del partido, con la renovación de las juntas locales y cuando corresponda se analizará las distintas candidaturas a las diferentes instituciones: locales, provincial y regional.

 

P: ¿Por qué ha perdido poder político el PP en la provincia de Valladolid? La Alcaldía de la ciudad; alcaldías en pueblos importantes de la provincia; la mayoría absoluta en la Diputación…

R: Lo primero que hay que decir es que seguimos siendo la fuerza mayoritaria en la provincia de Valladolid. Gobernamos en 153 municipios de los 224. Bien es cierto que los resultados de las últimas elecciones no nos gustan. Veníamos de 2011 con los mejores resultados de la historia porque hubo una persona como José Luis Rodríguez Zapatero que lo hizo tan sumamente mal que entregó todo el poder en todas las instituciones al Partido Popular. Eso hizo que en Valladolid gobernáramos en 173 ayuntamientos. ¿Qué ocurre en el año 2015? Pues que hay un señor de carne y hueso que se llama Mariano Rajoy que tiene que bailar con la más fea, que es la crisis económica. A través de una serie de medidas impopulares evita el rescate y nos pone en la senda de la salida de la crisis. Una parte importante de la pérdida de poder del PP, en términos generales, deriva de este hecho, el de afrontar la resolución de la crisis con responsabilidad. El segundo gran ámbito que nos ha afectado han sido todos los temas relacionados con la corrupción. Hay que mirar al futuro y volver a recobrar la senda de la victoria y recuperar la gobernabilidad en muchos ayuntamientos como el de Valladolid.

 

P: Este proceso de elección de nuevo presidente del PP de Valladolid ¿fortalecerá o fraccionará al partido?

R: Espero que lo fortalezca, estamos en el nuevo tiempo de los afiliados y yo lo que espero y deseo es que el Partido Popular de Valladolid salga fortalecido. Hay un hecho importante y es la participación que vamos a tener en estas elecciones del día 18: el 55 por ciento de los afiliados del partido se han inscrito, lo que demuestra una clara salud democrática en el partido.

 

Yo soy militante de este partido y lo seguiré siendo, dejándome la piel por el partido.

 

P: ¿Estaría por delante afianzar el modelo político del PP de Valladolid que plantearse retos electorales o ambas cosas pueden ser compatibles?

R: Amabas son compatibles, porque lo uno va unido a lo otro. El PP de Valladolid si ha tenido una característica histórica ha sido la de la unidad, es nuestra fuerza. La condición para recuperar esos espacios perdidos es la unidad, que sigamos siendo la estructura organizativa que trabaja de manera clara, segura y directa en aras a esa consecución de unos buenos resultados.

 

P: ¿Se siente respaldado por la nueva director autonómica del PP?

R: Me siento respaldado por Alfonso Fernández Mañueco y el conjunto de la dirección regional. Hemos tenido una oportunidad de comprobarlo cuando se produce un problema en la distribución de compromisarios. La acertadísima actuación de Alfonso Fernández Mañueco hizo que ambas candidaturas llegáramos a un acuerdo y encontrásemos una solución lógica y tranquila. Me siento respaldado y por mi parte hay lealtad al nuevo presidente y junta directiva.

 

P: ¿Ha sido imposible consensuar una única candidatura de integración entre los dos candidatos?

R: Yo en todo momento lo he venido ofreciendo. Lo que está claro es que ahora quienes tienen que hablar son los afiliados.

 

P: ¿Qué opinión cree que tienen de ustedes, en este caso los candidatos a presidir el PP de Valladolid, las personas ajenas al proceso; digamos las personas de la calle? ¿No piensa que están mirando demasiado para adentro en vez de abrirse hacia fuera?

Es un proceso interno en el que la figura clave es el afiliado. Este es un proceso interno con trascendencia pública porque somos una organización política. Lo único que tenemos que hacer es que se vayan produciendo los pasos correspondientes y a partir del 10 de junio comenzar a plantear ideas y proyectos que permitan mejorar la calidad de vida de los vallisoletanos

 

P: ¿Qué pasará con usted en el PP de Valladolid si sale perdedor en este proceso?

R: Absolutamente nada. Yo soy militante de este partido y lo seguiré siendo, queriéndole como le quiero en estos momentos y dejándome la piel por el partido desde el puesto en el que me corresponda estar.

 

P: Un resultado…

R: Lo único que yo voy a decir es que tengo voluntad y determinación de ganar, pero la decisión corresponde a los afiliados.

 

Noticias relacionadas